Asamblea «Antiguos Alumnos Magisterio Safa» 2006

Mañana plenamente otoñal con frío incluso en la mirada… A esta hora temprana, diez de la mañana, en que las calles de Úbeda andan casi desiertas, las nubes juguetean en el cielo al corro de la patata… Los Antiguos Alumnos de Magisterio Safa tienen cita obligada en el Aula Magna, donde se les ofrece un maná fresco, pleno de posibilidades, adobado de nostalgias y añoranzas…
El público se va congregando en la puerta del edificio central y en su paraninfo porticado. El tono de voz va subiendo y expandiéndose. Los sentidos abrazos, los apretones de manos, incluso los besos y demás muestras de cariño, se hacen moneda de curso legal, frecuente y cotidiana entre los asistentes… Se puede escuchar la sonata en do mayor, «in crescendo», que van protagonizando los asistentes al acto, con pequeños intervalos de calma y susurros… Ya el alma máter, José María Berzosa, va animando amablemente a los congregados para que vayan adentrándose en el Aula Magna… La gente no quiere despegarse del amigo y compañero tanto tiempo ausente…

Toma la palabra el presidente para agradecer a los presentes su asistencia y se disculpa por haber estado un tiempo sin página web. Lo mismo hace con los diferentes asociados ausentes.
Algunos fotógrafos aficionados van echando fotos que inmortalizarán la mesa presidencial, que está compuesta, de izquierda a derecha, por Mari Carmen Ruiz Ara, secretaria; Juan Jimeno Mañas, vicepresidente; José María Berzosa Sánchez, presidente; y José Herrador Herrador, tesorero.
Comienza la secretaria la lectura del acta con su característica voz femenina: se aprueba por unanimidad. Ahora le toca el turno a Pepe Herrador, que explica sucintamente las cuentas anuales que en este ejercicio tienen superávit…
En Ruegos y Preguntas, Enrique Hinojosa Serrano sale al estrado para hacernos una proposición llena de cariño, añoranza y amor discente hacia don José Fernández Rueda, joven de 95 años, por su total entrega a la Safa de Almería; por lo que pide a la Asamblea que se le conceda la medalla a este «maestro de maestros» que tanto ha destacado en su labor safista. Los aplausos brotan espontáneos… Se la entregan a su hijo, Francisco Fernández Martínez, quien muestra su sorpresa y agradecimiento dando, a su vez, recuerdos de parte de su padre a los allí congregados. Nuevos aplausos calientan el ambiente…
Seguidamente se pasa a la reelección de la Junta Directiva, que sigue siendo la misma, a excepción de Mariano Valcárcel González que la deja. Al preguntar el presidente si se vota, recibe una aclamación con fuertes aplausos… Un asistente toma la palabra para dar el sincero reconocimiento a José María Berzosa, y a su Junta Directiva, porque si esto es posible, todos los años, se debe al tirón que provoca nuestro presidente…
Luego se pasa a entregar diferentes títulos de Socios de Honor y sus respectivas Medalla de la Asociación que son recogidas por los interesados o personas designadas con gran júbilo y alborozo…
Ya es hora de presentar al ponente. Lo hace el profesor de la Escuela de Magisterio Safa, Manuel Contreras Gallego, diciendo que se siente muy orgulloso de ser su presentador y compañero, pues Antonio Almagro García es una persona discreta que posee una gran preparación y unos tremendos valores. Hace un estudiado currículum profesional, apuntando sus libros y escritos publicados para que el auditorio quede bien enterado. Anota sus dos grandes inquietudes intelectuales y vitales: el arte y la educación. «Es quien mejor conoce la Safa de Úbeda; por eso le han pedido que elabore la Historia de esta Institución que próximamente verá la luz…».
Almagro, con la socarronería y fino humor que le caracteriza responde: «¿Por qué querré tanto a Manolo… aun siendo de Baeza…?». Los asistentes se ríen… En una hora escasa, va desglosando los estudios que ha realizado sobre la Escuela de Magisterio de la Safa, ayudándose de las nuevas tecnologías para hacer más ameno y motivador su relato. Su charla se centra en cinco temas:
  • Razones para el estudio histórico de la Escuela Universitaria de Magisterio Safa.
  • Estado de la cuestión y Fuentes.
  • Grandes momentos históricos.
  • El hoy de la escuela.
  • Las constantes del ir siendo y a modo de conclusión: «¿El mito del maestro safista?».
 Múltiples datos y anécdotas van siguiendo, desgranadas por Almagro para beneplácito de los antiguos alumnos, que ven reflejada su propia historia personal y colectiva en muchas de las cartas o situaciones que describe o lee el ponente. Así, cuenta las vicisitudes sempiternamente económicas por las que siempre ha atravesado; la cantidad de alumnos -con estadística incluida- que han ido pasando por sus aulas; las vicisitudes de todo tipo que han tenido que afrontar siempre a la sombra de la Compañía de Jesús y con la atenta inspiración del padre Villoslada… No puede faltar el alumnado, que en principio fue interno y luego pasó a ser externo; también, la entrada de la mujer en la Escuela de Magisterio como revulsivo necesario; y la importancia del buen profesorado, que tuvo especial protagonismo en la ingente actividad cultural y deportiva de que siempre ha hecho gala la Safa…
Tras su densa intervención, los aplausos no se dejan rogar y Manuel Contreras hace Socio de Honor y le entrega la medalla a Antonio Almagro por su merecido trabajo en la Institución y por la redonda y completa conferencia que nos ha brindado…
Su contestación es: «Me honra ser socio… Con este acto se manifiesta «el maestro mito de la Safa», pues esta Asociación va a seguir creciendo, porque José M.ª Berzosa es «un pesado…»».
Stephan de Vos va regalando fotos de la pasada comida de hermandad. Por lo que el presidente pide que se acerquen a él…
Ahora toma la palabra Rafael Hinojosa Serrano que se autodefine como «Pitecantropus» porque, hoy por hoy, no tiene internet ni móvil. Y como si de un poeta bufón de siglos anteriores se tratase, en minuto y medio se queda con el auditorio, al que regala Hominal presencia (poemas de intrahistoria), cuyos cincuenta ejemplares encontró en el desván de su casa… Los aplausos y las risas no han cesado de producirse…
La presentación del libro Así escriben los antiguos alumnos de la Safa de Úbeda es un evento gozoso que llevan a cabo Pablo Utrera Cardeñas y José Antonio Arcos Moya. El primero recuerda que quien ha movido los hilos para que este nacimiento se produzca ha sido Enrique Hinojosa Serrano; luego, él ha actuado oportuna y eficazmente y, en mes y medio, se ha conseguido. Hace un panegírico del trabajo de José Antonio Arcos y la lucha de este manchego, que ha sido alcalde de Andújar y que hoy es presidente del Consejo de Administración de la Caja de Ahorros de Jaén. Siempre ha sido safista y hoy será Safista de Honor.
Tras los merecidos aplausos, toma la palabra el Presidente de la Asociación y hace entrega de la placa de Socio de Honor y de la Medalla de la Asociación a José Antonio Arcos Moya. [En estos momentos, Úbeda Información toma distintas fotos de los ponentes y del conjunto de los asambleístas para inmortalizarlos en el próximo semanario]. El condecorado responde con palabras cálidas y sinceras: «Siempre ha dado él las gracias a la Safa en todos los foros educativos». Agradece este gesto inmerecido, y muestra agradecimiento a la Safa por aglutinar a estos alumnos y dar a luz un libro para la reflexión y la cultura. «Los textos son pequeños secretos que ponen al descubierto nuestras alegrías, nuestros anhelos, nuestra etapa formativa… Este libro describe la historia de un éxito». Y como colofón, y a modo de brindis, eleva la voz para desear «larga vida a todos; larga vida a la Safa».
Ahora toma la palabra Paco Fernández, pidiendo que la Asociación tenga preocupación social, de justicia, con los antiguos trabajadores de Administración y Servicios que también han sido Safa… Después, Berzosa va repartiendo un ejemplar; o tres, si se ha colaborado en el libro con un artículo…
Ya ha llegado la hora de la foto aérea prometida por José Jesús Aranda González que, cámara en ristre, corriendo y cogiendo distintos ángulos, subido a veces en la escalera de mano… trata de hacer todas las tomas posibles que recojan distintos ángulos, no sólo la porticada de la iglesia, sino la torre y la entrada principal … Hace un fresco agradable en la sombra; al sol ya casi ni se puede estar, pues el «Lorenzo» pega fuerte.
 
Foto enviada por Pepe Aranda
Se va haciendo tiempo para ir a comer al hotel Ciudad de Úbeda, donde un escogido ramillete de asociados va a seguir hablando de lo divino y de lo humano -muchos de ellos acompañados de sus esposas-, sacando especialmente lo vivido antaño con posos de buen humor y alegría…
Algunos, incluso, acabarán atraídos hacia la Úbeda profunda de sus recuerdos y vivencias; a la parte antigua que les vio pasear y elucubrar, ligar y escasamente «novillear…», llevándose ingratas sorpresas urbanísticas al comprobar el estado en que han dejado la Plaza Vieja y otros rincones de pleno sabor ubetense, que han sido mancillados por las desastrosas obras efectuadas últimamente. Casi todos tuvieron que buscar en el hondón de su memoria para encontrar la Úbeda de hace cincuenta años, esa que sigue inalterable en sus recuerdos…
Ya, exhaustos algunos, se quedaron a cenar en los rincones típicos de la Úbeda renacentista, pues no querían dejar de saborear alimentos autóctonos, y aspirar tiempos mejores de sus recuerdos que, gracias a este encuentro anual, vuelven a evocarse con el fin de que no se olvide todo aquello que tan largo se vivió y que sirve de argamasa para que esta Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa sea una sólida edificación, donde las grietas, los movimientos sísmicos y los avatares políticos o religiosos, o de la vida asociativa, no le hagan agrietarse, sino que, por el contrario, sea cada año más fuerte, más numerosa y más sólida en su consensuado proyecto que tan certeramente encabeza José María Berzosa Sánchez, nuestro amable y polifacético presidente…
¡¡Hasta el año que viene, si Dios quiere…!! ¡¡Felicidades!!

 

Úbeda, 21 de octubre de 2006.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *