Nuevo encuentro de antiguos alumnos de Magisterio-Safa-2004

En este último sábado septembrino se van concentrando, en la entrada del patio de la Sagrada Familia, algo más de cuarenta componentes de la Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa con el fin de encontrarse de nuevo con esos compañeros de generación, con esas vivencias archivadas en el hondón de la memoria y que, como hojas del calendario, han ido pasando tan velozmente que hasta en nuestra fisonomía han hecho estragos…
A eso de las diez de la mañana se producen cálidos encuentros, sentimentales saludos de felicidad y gozo por encontrarnos de nuevo, un año más, embarcados en el proceloso mar de las asociaciones y con el propósito de llegar a feliz puerto.

La puntualidad a la hora de comenzar la misa, “con un generoso acompañamiento formal”, como nos había pedido nuestro presidente José María Berzosa, se produce felizmente. Don Jesús Mendoza, mermado por los años que no por su espíritu safista y cristiano, celebra la Santa Misa haciendo especial mención al desaparecido profesor don Isaac Melgosa. Es una mañana fresca en la que el calor de las rancias y antiguas tradiciones caldea el entrañable ambiente. La magna y grandiosa iglesia de los Jesuitas, llena de luz y de gala, abre sus puertas para recibir a sus antiguos hijos (cuarenta y cuatro asistentes, más el cura y el monaguillo mayor). La prédica de don Jesús es aprovechada para dar gracias a la Sagrada Familia leyendo conjuntamente una oración que se nos entregó al comienzo. Es la que se decía al comenzar las clases en la década de los sesenta. Con su lectura y la invitación a que alguien añadiese alguna petición –que nadie secunda- finaliza la homilía.
La fe revolotea entre las mentes de los presentes buscando anidar con premura. A veces, la cultura y el estudio no casan con aquélla… La música tierna y enternecedora, al igual que la oración personal y colectiva, sirven de bálsamo espiritual a los presentes. Al finalizar la misa se produce una suelta de campanas, es un día de fiesta a celebrar entre amigos…
Cuesta trabajo entrar en la sala de conferencias. Son casi las once y media cuando se coloca la mesa presidencial. La asistencia es de cincuenta compañeros confirmados. José María Berzosa nos lee las ausencias justificadas y las cartas que han enviado para disculparse sobresaliendo la de Dionisio y la de Jesús María Burgos por ser muy emotivas y literarias.
La Junta Gestora nos da el informe de la gestión realizada durante el año por boca de doña María del Carmen Ruiz Ara, intrépida asociada que no sabe negar favor a nadie…
Pepe Herrador nos facilita las cuentas, tanto verbalmente como por escrito fotocopiado, que analiza detalladamente… Nos enteramos de que somos sesenta y dos socios. Pocos pero bien avenidos y con deseos de expansión futura….
Se hace la entrega de títulos y copia de los estatutos de la asociación que es regalo, como tantos otros, de Dionisio. Es un acto emotivo en el que los aplausos y besos a la secretaria, doña Mari Carmen, por la alegría de pertenecer a una asociación con futuro se hacen por partida doble… Luego se entregan las placas a los socios honorarios nombrados por la Junta Gestora, con palabras de agradecimiento por ambas partes.
Diego Rodríguez Vargas nos lee un panegírico, tierno y ajustado, del padre Mendoza contándonos la anécdota del arbolito que de alumno quiso zarandear y cómo don Jesús le regañó amablemente…
Luego llegan las palabras del Rector, amables y muy sinceras, así como las de nuestro presidente José María Berzosa. Surge la anécdota hilarante cuando José María dice “la placa tiene su caja correspondiente…”, por lo que la asamblea suelta una sonora carcajada…
Manolo Ballesta entrega simbólicamente, como si fuese Dionisio, la placa a don Jesús María Burgos. Es una carta muy emotiva y literaria donde Dionisio expresa sus más genuinos y tiernos recuerdos. Luego lee una carta a su nieto adoptivo, escrita por Jesús María Burgos, y le hacen entrega simbólica de la placa en la que el espectáculo infantil provoca “caída de baba” a todos los asistentes…
Presenta ahora José María a la nueva directiva que es aprobada, por unanimidad, por la asamblea y con aplausos incorporados por su valentía y entrega. Luego se pasa a las exposiciones. Son compañeros que no terminaron de estudiar su carrera en la Safa por distintas razones, exiliados que siguen amando a esa gran tahona educativa que es la Escuela de Magisterio de la Sagrada Familia…
Se presenta a José Martínez López que va conformando el pasado de Safa por boca de los que exponen sus recuerdos y vivencias. Expresa José Martínez López la necesidad que tenía de don Jesús; no lee sino que lo cuenta improvisadamente…
Juan Márquez Morales nos hace una ingeniosa y sugerente exposición: “Este es un 30 de Febrero de aquellos años” que nos deja a todos buen poso de sabiduría y humor.
Mercedes Alcázar Marín es presentada por Mari Carmen Ruiz Ara, recordándonos que es de la segunda promoción de féminas que entraron en este recinto y de cómo fue nombrada jefa de campamento por el Viejo en la Barrosa… Mercedes con su título: “Es lo que siento/pienso” nos recuerda vivencias de su pasado que es común a su generación y cuando fundó Aznaitín… Se ofrece a colaborar a esta asociación naciente.
Mariano Valcárcel González y Manuel Contreras Gallego nos explican la manera de participar en distintos foros prestándonos dos publicaciones: SAFA y AULA DE ENCUENTRO en las que como Asociación, y también en plan particular, podemos intervenir publicando trabajados periodísticos o de investigación.
Juan Ramón Martínez Elvira hace una presentación supergraciosa, como buen actor teatral que es, de su amigo y compañero José del Moral de la Vega. La risa y el buen humor se hacen dueños del auditorio… Luego éste nos da una conferencia proponiendo que instituyamos como Asociación un premio nacional al igual que la Junta de Extremadura tiene el “VICTOR MORENO MARQUEZ” al mejor trabajo fin de carrera de Ingenieros Agrónomos e Ingenieros Técnicos Agrícolas con las nuevas tecnologías incorporadas. Nos da una amena conferencia y propone que nuestra asociación haga algo parecido a lo que hacen en Extremadura. El público complementa e interviene sugiriendo temas: psicología, investigación, experimentación, pedagogía, etc.
Llega la hora del tapeo gratis en el comedor de la Safa. Son las dos y media de la tarde cuando bajamos pausadamente a los bajos del edificio más pletóricos de hambre por el trabajo acumulado. ¡Cómo ha cambiado la Safa! Esos pórticos que en un tiempo estaban al aire y al frío hoy se encuentran tabicados y hasta con calefacción que por aquellos primeros años era impensable. Ya en el comedor, departimos recuerdos y vivencias adobados con buena conversación y mejores viandas y caldos que hacen corto el tiempo de estancia.
Poco después unos marchan a sus casas a reponer fuerzas con una corta siesta, otros deambulan por pasillos o calles ubetenses en busca de los años perdidos, a la espera de encontrar ese grato recuerdo que sólo la pátina del tiempo sabe entregarnos gratuitamente.
Ya a la tarde, aunque estábamos citados a las cinco, una hora muy torera, la mayoría del personal ha hecho mutis por el foro y sólo una docena de valientes e intrépidos asistentes deciden acudir al salón de actos para proseguir debatiendo proyectos y deseos de nuestra asociación. Comenzamos a las cinco y media, como por desgracia suele pasar en muchos actos donde la puntualidad brilla por su ausencia. No obstante se avanza y debate bastante. Siempre ha pasado, y seguirá pasando así: unos pocos son los elegidos para tirar del carro de una asociación, cofradía, comunidad de vecinos, colegio, colectivo… para que luego la mayoría acepte o critique sus propuestas. ¡La vida es así, qué le vamos a hacer!
Entre lo debatido y aprobado lo más señero y relevante:
-Comprometerse a que cada socio traiga otro a asociarse a la voz de ya, con lo que se duplicaría el número de asociados en un periquete.
-Debemos dar direcciones al presidente José María Berzosa por cursos y promociones para que él se encargue de ponerse en contacto con ellos.
-Invitar a que la gente haga su currículumvítae para que los socios nos conozcamos mejor en la página web. Se añade otra idea: poner una foto antigua y otra actual de cada uno de los asociados…
-Borrar de la asociación a los que no se identifiquen en la página web.
-Identificarse los presentes, al principio de la reunión o asamblea, con algunas palabras, y nuestros nombres, para que nos conozcamos.
-Dar el primer año gratis a los nuevos asociados, y al segundo y siguientes pagar sólo diez euros hasta que se encuentre trabajo.
-La Escuela de Magisterio propondrá temas necesarios para que las nuevas promociones se apunten a nuestra asociación.
-Dar premio, nuestra asociación, al mejor expediente de magisterio para enganchar a los que terminen estos estudios y explicar desde primero de carrera las ventajas que supone ser socio para ir haciendo boca.
-Hacer dossier de los maestros y gente importante que tuvo y tiene la Safa. Trabajo que podrían llevar a cabo los nuevos socios que no pagasen.
¡¡Corred la voz de todo esto!!
A fines de octubre sale la novela “La vida en un columpio” donde se trata, y es importante, sobre la segunda división 56-62, de Jesús María Burgos. El que quiera hacer la suscripción debe decírselo a José María Berzosa.
Terminamos a las siete de la tarde pensando en la discreta cena de gala a celebrar, a las nueve y media, en el Parador Nacional de Úbeda, en la que mermado el número de asistentes, los consortes llenarán el vacío en grata compañía. Sin embargo, el gozo, la alegría, la ilusión y el entusiasmo entreverados entre ricas viandas y mejores caldos dibujaron un panorama alentador a esta balbuciente asociación que gracias a todos sus componentes, pero especialmente a Dionisio y el actual presidente, José María Berzosa, entre otros, marcha con rumbo fijo y ascendente y con destino feliz, si todos los que la componemos hacemos firme propósito de ello. Nuestra Asociación es un ser vivo al que hay que alimentar y mimar para que crezca fuerte y saludable acogiendo entre sus brazos a todo aquel antiguo alumno que quiera dejarse abrazar por su embrujo y hechizo.
La noche ubedí fue testigo fiel de que este ramillete de asociados pasó feliz velada en compañía de sus consortes que hicieron aún más meliflua la cena.
¡¡Hasta el año próximo, si Dios quiere…!!
Úbeda, 25 de Septiembre de 2004.
Copyright © por AA-MAGISTERIO-Safa-Úbeda Derechos Reservados.
Publicado en: 2004-10-01 (68 Lecturas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *