El Jardín de mi abuelo


EL JARDÍN DE MI ABUELO

Fue una tarde alegre y vieja:
exhala fragancia el bello jazmín;
la fuente se ríe con su agua clara,
las auras prenden el áureo jardín.
El sol, decadente, es oro que brilla
e irradia, suave, bello resplandor;
En la tarde alegre de luz y de encanto,
el jardín es paso al más bello amor…
El laurel hermoso expande su aroma,
que saltando el muro, al huerto ya entró;
el balcón se abre para ver la tarde,
que en mágico sueño, amor se llevó…

Pedro Pablo Vico Robles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *