Estela del poniente

Por Pedro Pablo Vico Robles.

Esperando la estela del poniente,

escuchando el tañido de campanas,

una flecha en mi corazón se clava,

viendo aquel jardín tan bello en mi mente…

 

El cielo es ascua de fuego,

en el fulgor de la tarde.

Y aquel chorro de la fuente

con agua, de taza blanca,

va susurrando las notas

que sobre el oído tañen

en aquella tarde vieja,

de la que hoy hago alarde.

 

La tarde remueve el alma

del poeta que renace.

El sol, de bronce vestido,

la pinta en ocre paisaje.

 

pedrovico24@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *