Los numerales cardinales

Los cardinales simples carecen de variación de género, salvo un(o), una y doscient‑os/as, trescient‑os/as, etc., cuyo género lo determina el nombre sustantivo del que son adyacentes: la página mil doscientas, mil doscientas páginas; una página, un libro. Existe, sin embargo, la siguiente diferencia. Los plurales doscient‑os/as, trescient‑os/as, etc., acomodan siempre su género al del sustantivo al que se refieren, tanto si lo preceden inmediatamente: doscientos kilos, trescientas toneladas, como si se hallan separados de él, en el interior de un cardinal complejo: doscientos mil kilos, trescientas mil toneladas, setecientas un mil pesetas. Los singulares un, una, en cambio, conciertan en género con el sustantivo, solo [solo, tanto cuando es adjetivo como adverbio, puede escribirse con o sin tilde, según el Esbozo… 1.8.3.F.3.º, nota 43] cuando lo preceden inmediatamente: un kilo, una peseta; veintiún kilos, treinta y una pesetas. Cuando se intercala milla práctica tradicional y más general consiste en emplear el masculino un, cualquiera que sea el género del sustantivo: veintiún mil kilos, treinta y un mil toneladas. Creemos que es contraria a la tradición la concordancia de género con el sustantivo femenino: veintiuna mil pesetas, treinta y una mil toneladas.

Confrontar Esbozo de una nueva Gramática de la Lengua Española, 2.9.3.b.

De los cardinales en función adjetiva solo tienen variación de género uno y sus compuestos (una, veintiuna) y las centenas doscient‑os/as, trescient‑os/as, cuatrocient‑os/as, quinient‑os/as, seiscient‑os/as, setecient‑os/as, ochocient‑os/as, novecient‑os/as. El género de estos numerales se adapta al del sustantivo del que son adyacentes: Un gramo, Una milla; Veintiún años, Veintiuna semanas; Quinientos metros, Quinientas toneladas; etc. Si los cardinales que contienen uno se yuxtaponen a otro, desaparece la concordancia: Veintiún mil libros y Veintiún mil pesetas, Cuarenta y un mil liras. En los otros casos persiste la concordancia genérica: Doscientos mil habitantes, Seiscientas mil almas, Setecientas un mil pesetas. Son incorrectos los usos *Veintiuna mil pesetas y *Veintiún semanas, aunque frecuentes.

Confrontar Gramática de la Lengua Española, § 166.

berzosa43@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *