Tu número de teléfono

Las claras horas de noviembre tienen

más profundas las aves, más discreta

la música, el azul más vaporoso,

las verdades dispersas, indultadas.

Escondidos están en las palmeras

tus sueños trastornados, mis delirios

de pobreza. Si a veces tú descuelgas

el teléfono para hablar contigo

y contarte tus propias soledades,

yo contesto al otro lado con voz

muy parecida a la de un actor viejo

de la nouvelle vague.

 

Claras horas

de noviembre para mirar la espalda

de la tarde callada y olvidar

que has llamado de nuevo a tu teléfono.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *