Cementerio de Safrú

La muerte es blanca y duerme de costado. Vive entre

los vivos, entre árboles frutales. Permanece

atenta a las plegarias de los hombres que van

o vuelven de los campos, discretos, silenciosos,

con las cuentas rodándoles en los dedos gastados.

La muerte oye llover sobre los vivos y oye

llorar sobre los muertos. Observa a la muchacha

que canta mientras lava y tiende los sudarios.

Sabe que en pocos días será su nueva joya.


juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *