30 prosas de amor, 23

19-09-2012.

Un día te fuiste por las aceras de la ventura, pasaba el tedio por tu camisa, allí empezaba la ausencia aquella, no fue posible que la derrota fuera vencida, calores luego en cada esquina, por avenidas los autobuses con su silencio, con sus motores, ningún destino, ardía el asfalto, como un espejo aquellas costas te reflejaban, sobre la luna siempre soberbia un verde alivio por si volvieras, aquellos días de sol fogoso yo te pedía que regresaras, oídos sordos en las cabinas me contestaban.

Testigo tete del agua negra, donde furtivosnos escanciaba con su salitre la noche entera, y en su cabaña nos esculpía en mármol viejo los sinsabores, grises los días, en ocasiones los bulevares nos paseaban, bajo la arena de enamorados grabé tu nombre con mis metales.

Vamos, dijimos, a recrearnos sin más jirones,empieza el sueño de nuevo a ardernos, se anima el verso tras los cristales, la casa nueva de carabela sonríe dichosa junto a la esposa que tanto quiero, poeta y musa en la morada y ese recuerdo entre las sidras de aquel diluvio con sus erizos.

 

donrafael@andaluciajunta.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *