Viaje al «Imperio del sol naciente», 15

06-04-2012.

Como al personaje del filósofo ginebrino Rousseau en su libro Ensueños de un paseante solitario, también al silencioso y recoleto filósofo japonés Nishida Ikutaro ‑muerto en 1945‑ le gustaba meditar mientras paseaba bajo los cerezos que crecen al borde del arroyuelo que une los famosos templos Ginkaku-ji y Nykuo-ji. Hoy ‑al camino lo llaman «Paseo de la filosofía»‑, el arroyuelo lo han convertido en un canal por el que navegan multicolores carpas y son centenares los visitantes nativos y extranjeros los que, por esa senda, deambulan de un templo a otro.

Continuar leyendo «Viaje al «Imperio del sol naciente», 15″