Sutil concierto en el Salón de Baile del Castillo de Canena

20-11-2011.

En la ventosa noche del pasado domingo, día 13 de noviembre, tuvo lugar un nuevo acontecimiento musical de primera magnitud para la Villa de Canena y su comarca, pues, en el Salón de Baile de su famoso castillo, el grupo More Hispano compuesto por Vicente Parrilla, flautas de pico, y Enrique Solinís, laúd y guitarra barroca, glosó e improvisó madrigales y canciones célebres del Renacimiento en un ambiente distendido y afable.

Javier Marín López, Director del XV FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA VBEDA Y BAEZA comentó, al principio, que en esta tarde-noche se clausuraban los conciertos gratuitos que se habían venido celebrando desde el día 10 de noviembre. Afirmó haberse conseguido el objetivo marcado: llenar los espacios que Vandelvira restauró y/o construyó, como la estancia del siglo XVI del Castillo de Canena en la que se encontraba, con música improvisada, en la que el intérprete tiene sumo protagonismo… Agradeció, a Luis y Rosa María Vañó, la cesión de su casa; y, a la Diputación Provincial, el sufragar estos conciertos.

Desde ese marco incomparable, se escuchaba azotar el viento afuera, que bien parecía querer entrar a disfrutar del delicado concierto y de la paz que los dos intérpretes trajeron. Con su archilaúd –muy parecido a la tiorba- y la guitarra barroca, así como diferentes flautas de pico, brindaron al público, autóctono y foráneo, una esmerada velada que sirvió de complemento anímico para dulcificar esos momentos, pues el cúmulo de sensaciones auditivas rememoró, tiernamente, tiempos y modos de la vida de antaño… Los asistentes se sintieron, al viajar a ese pretérito tiempo, cual grandes señores que tenían a ese magnífico dúo de intérpretes a su disposición; y que estos habían venido para rescatar partituras y melodías antiguas, permitiéndose el lujo de interpretarlas con sumo virtuosismo, improvisando también tonadas dulces y lánguidas que templaron la mente, dando al alma un ungüento musical de melancólico poso…

Vicente Parrilla nos hizo una docta y sencilla introducción: «Vamos a interpretar música renacentista procedente de varias nacionalidades europeas: Inglaterra, España, Italia…, en tres bloques. Primeramente, serán madrigales poéticos; luego, un grupo de famosas canciones del Renacimiento que, en la década 1530‑40, tuvieron gran predicamento popular y que se conservaron hasta un siglo después… Finalmente, serán canciones con patrones melódicos y rítmicos con distintas estructuras, que se cantan primero mediante una melodía, también en versión ornamental, y otras sacadas de libros de la época o de nuestra propia cosecha, con improvisaciones, ya que, cuando uno anda tantos años metido en este tipo de música, al final, tiene un sexto sentido para elaborarla, inventarla e interpretarla».

Y la noche se hizo nueva pues, tras el concierto, la amistad y la charla distendida fueron los dos mejores aditamentos para terminar de coronarla en un entorno tan gratificante como el Castillo, el Mesón Casa Pepa y toda la Villa de Canena…

Úbeda, 13 de noviembre de 2011.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *