De la Plaza del Marqués a la de San Lorenzo

08-10-2011.

 

Visita organizada por el Museo Arqueológico de Úbeda.

 

Autor del texto y comentarista de la visita, Juan Ramón Martínez Elvira.

 

Autor de las fotografías y director del Museo, José Luis Latorre Bonachera.

 

CALLE DE LA TORRE DE LOS CABALLEROS

 

Recibió este nombre el trozo del callejón de ronda ‑hoy desaparecido‑, ­lindero a la Torre de la Cárcel de los Caballeros. Frente a las espaldas de este baluarte estaba la casa perteneciente a los Gaitán. En el XVIII, al ser habitada dicha vivienda por varias señoras de ese apellido, al área inmediata se le dio el nombre de Plaza de las Gaitanas, residuo de la cual es el entrante sin salida que hoy queda.

El resto del callejón de ronda, que llegaba hasta la calle Condestable Dávalos, se conoció como callejón de San Lorenzo y, más abajo, de San Francisco.

EL TEATRO PRINCIPAL

 

Ya en 1824 se habla de un Coliseo, que tal vez fuese el núcleo germinador de lo que después sería el Teatro Principal. Desde luego, en 1838 se levantaba en el sitio la Casa de Comedias, conocida por el Teatro o el Coliseo. Con el nombre ya de Principal, fue modificado en 1932 por el arquitecto de la provincia don Luis Berges Martínez. Cerró en 1985.

 

CALLE DEL JURADO GÓMEZ

 

Conviene, ante todo, aclarar que la titulación de esta calle no está integrada por los dos apellidos de un personaje, sino por uno solo (Gómez), al que precede el cargo público que este ostentaba: jurado de la ciudad.

 

Aunque hoy la calle se extiende desde donde acaba el solar de lo que fuera Teatro Principal hasta la plaza de San Lorenzo, en tiempos anteriores se dividió en dos segmentos: el inicial, que partía desde el Postigo de la Calancha, y otro segundo que daba comienzo en la intersección con la calle del Santo Cristo y terminaba en la citada plazuela.

 

Primer tramo

 

Lo protagoniza el apellido Gómez, representado en primer lugar por Alonso Gómez Baíllo, síndico de San Francisco y Alcalde de la Hermandad (1599­-1615). Años después, haría su aparición Juan Gómez Baíllo (el “jurado”Gómez), cuya presencia como vecino llega hasta 1670. La primera vez que dicho cargo figura en la rotulación de la calle es en 1673, en que esta se muestra como “Calle del Jurado Gómez”.

 

También se llamó de Francisco Salido de Molina.

 

Segundo tramo

 

Adopta principalmente el título de “Alonso de la Peñuela”, aunque también tuvo otros nombres (“El Vicario” o “Doctor Segura”). Fueron varios los portadores de esa denominación, que se va sucediendo de padre a hijo. Quizás los dos más relevantes fuesen los Peñuela Rivera que ocupan, respectivamente, las dos últimas décadas del XVI y las dos primeras del XVII. Ambos personajes destacaron como regidores por sus exaltados alegatos en defensa de la ciudad.

 

Su casa solar estuvo donde después se levantaría el hoy conocido como Palacio de los Medinillas.

 

Unificación

 

Termina el desdoblamiento en la segunda década del siglo XVIII.

 

PLAZUELA DE SAN LORENZO

 

Presidida por la Casa de las Torres, la plazuela de San Lorenzo ve cómo se suceden a lo largo del tiempo los distintos moradores de ella: el comendador don Andrés Dávalos y su esposa doña Antonia de Orozco, doña Elena de Almansa Porcel (viuda de don Rodrigo Dávalos), don Francisco Dávalos y doña Teresa de Benavides (que sobrevivió al marido), don Rodrigo Dávalos, don Rodrigo Pedro de Orozco, etc.

 

Otro vecino notorio de la plaza fue el capitán don Luis de Medina, muerto en 1564 (según reza su lápida mortuoria, conservada en la vecina iglesia de San Lorenzo). Se dice que la portada de su casa fue la que se trasladó, a mediados del XX, junto a la puerta de la Consolada de Santa María.

 

***

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *