Mis libros

28-11-2008.

Este año ordenaré de nuevo mis libros
de la vieja estantería cada vez más blanca.
Se uniforman los lomos en color del polvo.
Tranquilos, sin tantos vaivenes,
sin ruidos vecinos,
así los veo mientras engordan y duermen,

duermen y mueren,
en silencio,
como mis ojos que derraman lágrimas.

Pronto limpiarán vuestros nichos a fondo,
aún calientes, para poner la foto y el jarrón
y atarán los libros al peso
o se los echarán tranquilamente al fuego.

Ya no hay dedos que te lean ni corazones que por tus ojos vean.
Mañana vendrá otra gente y tú y yo seremos indiferentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *