Asamblea, hermanamiento, visitas y nombramientos

27-10-2008.
Todo fue intenso e interesante. Nuestra Asamblea fue seguida por unos sesenta compañeros de la Asociación de Alcalá la Real. Nosotros éramos solamente 24 asociados; pero el Salón de Actos estaba completamente lleno, porque también nos acompañaban nuestras respectivas esposas. En los siguientes actos, el número de asociados de Alcalá fue mucho mayor.

El desarrollo de los diversos apartados de la Asamblea fue tan extenso, que el conferenciante ‑Antonio Lara‑ tuvo que cesar su intervención cuando apenas había desarrollado un tercio de la misma. (Muchos de los asistentes me dijeron, después, que les hubiera gustado oír toda la conferencia, porque les estaba pareciendo muy interesante). Enrique Hinojosa le insinuó a Antonio Lara que el autobús nos estaba esperando y que convenía no perder tiempo, porque la visita a La Mota iba a ser muy prolongada. (Luego resultó más duradera aún: llegamos al restaurante pasadas las tres de la tarde).
Sobre la marcha de la Asamblea, yo dije a los asistentes que, si el autor me daba permiso, publicaría en nuestra página web el contenido de la conferencia, para satisfacer el interés cognitivo de los asistentes. Antonio Lara, posteriormente, me ha dicho que no tiene inconveniente en ello; pero hasta que no llegue a Suiza, el martes 28 de octubre, no podrá enviármela por internet.
De todos los apartados de la Asamblea, el más interesante fue el manifestado por  el vicepresidente, Juan Jimeno Mañas, que nos propuso tres actuaciones para darle un sentido práctico a nuestra Asociación.

 

  • Llevar la información de nuestra Asociación a las personas jóvenes, de 20 a 30 años. (Fue aprobada por 24 votos).
  • Poner en marcha el Premio de Investigación entre los alumnos de la Escuela de Magisterio de la Safa. (Fue aprobada por 16 votos).
  • Crear un Pin de la Asociación. (Fue aprobada por 24 votos).

 

El acto de hermanamiento fue muy cariñoso. Nosotros le dedicamos unas palabras a Sebastián Rosales Rosales, presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Safa de Alcalá la Real, y le entregamos nuestra medalla, nuestra torre y una placa conmemorativa del hermanamiento. Él nos dijo unas frases llenas de afecto y nos regaló una placa de cerámica con referencias al padre Sebastián Talavera, a su Asociación y a la nuestra.

Salimos a la puerta principal del edificio y nos hicimos unas fotos de hermanamiento. Tras ellas, acudimos al monumento dedicado al padre Sebastián Talavera, en donde ellos depositaron unas flores y cantaron la Salve (que yo recordaba de mis tiempos de estudiante en la Safa).
Dos autobuses tuvieron que llevarnos (algunos de los pasajeros iban de pie, forzosamente –yo, entre ellos‑) hasta la fortaleza de La Mota. La visita fue muy intensa y extensa. Y, por supuesto, muy interesante. Tras unas largas exposiciones en cada una de sus referencias más llamativas, volvimos a la puerta de entrada, para subir a los autobuses que nos iban a llevar al restaurante del Club Fuente del Rey.
La comida, que estaba prevista para 120 comensales, tuvo que ampliarse hasta 155. Algunos asociados alcalaínos habían llegado inesperadamente para celebrar el encuentro.
Al final de la misma, Rafael Hinojosa nos hizo entrega de sendas placas del Ayuntamiento de Alcalá la Real a ambos presidentes. Le dimos las gracias y volvimos a Alcalá.
Foto enviada por Mari Carmen Ruiz Ara
Eran las seis de la tarde, pasadas; y, a eso de las siete, había que estar en el teatro Martínez Montañés para pillar sitio, porque la presencia de espectadores iba a ser enorme. Así fue, efectivamente. El teatro estaba “a reventar” en sus tres plantas.
Dio comienzo el acto y sus diversos ponentes se volcaron, amorosa y dislocadamente, en pro de ambos protagonistas: Rafael Villoslada y Sebastián Talavera. Los espectadores nos emocionamos con el contenido expuesto por la mayoría de los ponentes y disfrutamos con los titubeos de uno de ellos.
Para terminar, los safistas cantamos el himno de la Safa (raramente “notificado” en algunos fragmentos por la banda Pep Ventura). Y el himno de Alcalá la Real también sonó nítido (y entonado por algunos de los asistentes).
Tras los himnos, el director de la Safa de Alcalá la Real (antiguo alumno mío en Úbeda) nos invitó a una/s copa/s en su centro. Acudimos más de trescientas personas al festejo. Todo fue coser y cantar.
Hasta la próxima. Porque ellos nos han pedido que nos pongamos en contacto y organicemos algunas actividades conjuntamente. Lo iremos intentando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *