Petición de opinión, 7

25-07-2008.
Después de leer a Mariano Valcárcel llamándonos ególatras a quienes intentamos dar vida a nuestra página web, se le quitan a uno las ganas de seguir participando. Menos mal que él se incluye entre los interfectos. De cualquier forma es muy arriesgado descalificar a los demás considerándolos como a sí mismo se considera quien emite tal juicio. Quizás sea un desliz y ni qué hablar más del asunto.

En cuanto a las propuestas que se vienen aportando, mi respeto a todas las opiniones, pero tengan en cuenta quienes sugieren proyectos ambiciosos, que esta asociación es sobre todo dispersa en el espacio y diversa en intereses. Unos en Málaga, otros en Huelva, en Aranjuez, en Barcelona, en Badajoz, en Suiza… ¿cómo hacer cosas juntos en la distancia? Rogaría que las propuestas se perfilasen en acciones más concretas.
Yo, que soy multiocupado, que no es lo mismo que pluriempleado, me conformo con volver a comer juntos una vez al año, seguir recuperando amigos desaparecidos (Del Moral, Huete, Pedrajas, Orellana…), saber qué fue de compañeros como Dionisio, Berzosa, Utrera, Paco Herrera, Ruiz Vargas, Sebastián López, Fernández Arévalo, Pertíñez… ¿No es suficiente para que esta iniciativa haya merecido la pena? Para mí sí que lo ha sido… hasta ahora. Y como soy de los alejados en la distancia, no seré yo quien proponga programas de ayuda a la Escuela de Magisterio si esto supone inversión económica. Subvenciones tendrá la Institución en los tiempos que corren.
Dije una vez que algunos, con carácter voluntario, podríamos organizar un ciclo de conferencias o mesas redondas sobre el oficio de maestro, su evolución, sus sacrificios y sus excelencias. Esta experiencia se ha hecho en la facultad de Ciencias de la Educación de Málaga y puedo asegurar como parte implicada que el alumnado de Magisterio asistió masivamente interesándose por la diversidad de puntos de vista sobre la profesión para la que se preparan. Creo que hay en nuestra asociación experiencia suficiente para que los futuros maestros Safa se enriquezcan desde la aportación de nuestros asociados. Hay expertos en dirección, en jefatura de estudios, en centros marginales, en centros de integración de inmigrantes, en orientación, en centros públicos, privados, concertados, enamorados de la profesión, “quemados” de la Administración, de la Institución, innovadores pedagógicos… ¿Se imaginan la lista de aportaciones? Si esta propuesta fuese viable y se considerase interesante por parte de la dirección de Úbeda, me ofrezco a participar en la forma que se considere oportuna. El oficio de maestro sería el título genérico en el que se englobarían todas las actividades. Nuestra Junta Directiva y la Dirección de Magisterio de la Safa consensuarían el programa, contactando con las personas que consideren oportuno. Es una idea más a tener en cuenta. Sin ánimo de egolatría ni de exclusión de cualquier otra propuesta.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *