Escanciar

 

17-04-2008.
Puse oro en tu mejilla
y alegría en tus manos.
Cada beso
es un adiós de mi tesoro,
guardado para ti, amada,
desde que soñé amor.

 

Escancio mi beso
como esencia,
querida, sentida mujer
de mi entusiasmo.

Pero… quisiera apretar,
furioso,
las sienes del corazón
para calmar
este dolor de carne.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *