Los lagos

17-05-07.
ARCHIPIÉLAGOS, ISLAS INVENTADAS, OCÉANOS, mares
de sargazos, desiertos de hielo en el Norte y en el Sur,
animales ignotos; y el fuego en el corazón del mundo.
Y los inmensos espacios vacíos por donde el viento exhibe
el impúdico poder de su transparencia y el prestigio temible
de su látigo. Los lagos, igual que lágrimas en el rostro

de los montes. A un bosque de secuoyas seguía otro
de jacarandas y más allá un campo de tabaco y otro de cereal
salvaje o de caña de azúcar, y de nuevo un bosque
de laureles y otro de zapotes; y entre ambos, una nevada
de magnolios. Y así sin sucesión, hasta los límites
de la tierra firme y el desierto trágico y misterioso adonde
van a reinar las rapaces y los espíritus de las tormentas
y los relámpagos. La osamenta de los búfalos alzaban templos
blancos para las hidras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *