Comentarios 12

30-01-06.
José María Berzosa Sánchez.
El día 29 recibí este correo de Manuel Verdera Casanova:
«José María: Se me ha ocurrido, (yo en esto de los negocios soy una ruina), a lo peor es una chorrada por la inviabilidad económica (con cubrir gastos nos daríamos por satisfechos), editar en un libro nuestra página web. Tú junto con Lara, que ya tenéis experiencia en estos menesteres, podéis ver la viabilidad del proyecto. (Todo lo publicado, o bien una selección de lo mejor, con las mejores intervenciones en el Rincón del Café, fotografías, artículos, etc.). Sería una lástima que se perdiera todo por la intervención de un hacker malicioso o un fallo de la técnica. Está claro que los papiros egipcios, el código de Hammurabi y los Evangelios han perdurado hasta nuestros días. La técnica digital no sabemos hasta dónde será capaz de aguantar y creo que en la publicación digital aasafaubeda.com hay muchas cosas interesantes que nos gustaría conservar en un formato tradicional».
Me (nos) gustaría oír vuestra opinión al respecto.

Manuel Ballesta Maqueda.
AL QUE LE TOCA, LE TOCA OPÁ
Así es, y siempre será así, ya nos lo decían en el colegio, “A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga”. Y que conste que os lo digo por que sois mis amigos y me gusta compartir con vosotros mis penas y mis alegrías, como en este caso, no vayáis a creer alguno que es por recochineo o algo por el estilo. Y por esta vez y sin que sirva de precedente voy a llevarle la contraria a nuestro querido Dionisio: el vino tiene la culpa.

Yo sé que todos os alegráis conmigo y os lo agradezco profundamente… ya lo sé, ya lo sé… lo mismo digo. Con cariño. 

 

 


03-02-06.

Manuel Verdera Casanova.
Buenas noches a todos. Aprovechando que pasaba por aquí, quería comprobar si se encontraba en este agradable rincón nuestro amigo Ballesta. Era para felicitarle por ese maravilloso premio que ha conseguido. Yo creía que eso de los viajes y los regalos que daban por todos lados eran mentira ‑como los Reyes Magos‑ y qué ilusión comprobar que estaba equivocado. Que disfrutes entre los cocoteros: tómate un combinado de piña a mi salud ‑no te te lo tengo que pagar porque está “todo incluido”‑. Y, aunque no fumemos, vamos a ver cómo sabe un cohíba junto con un buen ron caribeño. Un día es un día, y… que nos quiten lo “bailao”. Que para el año que viene no veas lo que le voy a pedir a los Reyes Magos, puesto que mi ilusión perdida, se ha visto ¿resucitada?


06-02-06.
Antonio Pedrajas Martín.
PARADOJAS DESPUÉS DE CASI CUARENTA AÑOS
Palabra que me gustaría escribir con la soltura que todos los que se asoman a esta página lo hacen. Yo soy incapaz, nunca me he puesto, no tengo tiempo porque comparto este ordenador con mi hija. A más a más, no leo libros que, según parece, te cultivan, aumentan tu vocabulario y entrecomillas frases rimbombantes que te vienen al pelo para afianzarte en aquello que estás defendiendo. Tampoco tengo a mano ningún almanaque de esos que, aparte de saber el día en que vives, te da cuartelillo con alguno de estos dichos que, a veces, te dejan k. o. por un buen rato.
Soy un periódico-adicto, y como dice el compañero Berzosa que estamos tan manipulados por los medios de comunicación, pues así me va… Cuando por alguna razón acudo a las hemerotecas a buscar información de épocas pasadas, las anteriores, cuando éramos jóvenes, las noticias son de pena. Y si relees los libros que estudiábamos, algunos dan risa, por no decir otra cosa. Sus enseñanzas, adolecen del más mínimo rigor científico y sus axiomas son, por lo menos, discutibles. También eran otros tiempos. Siempre lo son. En aras de que cualquier tiempo pasado fue mejor, nos volvemos de un inmovilismo y de un conservador que raya en el fundamentalismo.
Nada más lejos de mi intención que despotricar contra tiempos pasados. No reniego de nada. Sólo continuar unas frases que le oí el otro día en la cadena SER a mi amigo Nino, y que yo he titulado PARADOJAS DESPUÉS DE CUARENTA AÑOS.
El guaperas se casó con la menos agraciada.
El feo con la niña bonita.
El meapilas es ahora agnóstico.
El agnóstico, ateo, e indiferente del Opus.
El que estaba siempre en el limbo, como ya no existe, sigue despistao.
El chistoso se ha vuelto alcohólico.
Al líder sólo le sigue la nostalgia.
El que suspendía es catedrático.
El listo se pasa de ídem.
El tontera sigue siendo un tontaina.
El mediocre es político o anda en ello.
El que no entendía las Matemáticas es director de sucursal.
El que nos presentaban como modelo a seguir, sigue siendo un desalmao.
El que fue tu mejor compañero es ahora tu peor enemigo.
Los que en su día se manifestaron en contra de la ley del divorcio, ahora viven con otra.
El anodino va de sobresaliente.
El que no tenía recursos, va en Mercedes.
El hacendado, en coche heredado.
El pajero se ha cargado de hijos.
El salido sigue buscando tías. (Sorry).
El tarta, en un brillante orador y escribe libros.
El filósofo no encuentra tendencia ni sitio donde ubicarse.
El pesetero ahora se gasta los euros.
El mohíno, director de colegio.
El deportista ronda los cien kilos.
El aventurero no sale ahora de su barrio.
El poeta ya no encuentra palabras.
El amanerado es ahora gay.
El regionalista es ahora nacionalista.
Al que le daba alergia la tiza se hizo inspector o se metió de asesor.
Y otros compañeros, como siempre, por los cerros de Úbeda.
UN ABRAZO.


07-02-06.
Antonio Lara Pozuelo.
Me parece que fue Verdera Casanova quien, en el Rincón y si mal no recuerdo, deseaba que se hiciera algo para que no se perdiera nada de lo que se escribe en nuestra página web. No sé si alguien le ha contestado y tranquilizado diciéndole que ello se resuelve haciendo una copia del conjunto mediante un Cdrom. La cuestión está en hacerlo cada equis tiempo y mantener una especie de archivo de la Web-AASAFA. Porque, por ejemplo, en el apartado Artículos, ¿qué ocurre con el artículo que supera la cifra 10? Tiene razón Verdera: sería lástima que se perdiera esta -o parte de- esta memoria viva.
 
José María Berzosa Sánchez.
He estado esperando alguna respuesta sobre la edición escrita de los mejores contenidos de nuestra página web. Pablo Utrera me insinuó algo, pero no me ha confirmado nada. No sé si habrá leído el ruego de Greenwas (Verdera).
De cualquier manera, no hay peligro de pérdida. Tengo dos archivos abiertos: uno con los originales y otro con los editados; aparte de los propios del servidor de nuestra página, que él genera automáticamente, y las copias que, de vez en cuando, hago. La pérdida que se produjo en uno de los Comentarios del Ricón del Café se debió a un error mío.
Y vosotros podéis conservarlos también, si copiáis el contenido que os interesa y lo pegáis en un archivo de vuestro ordenador. Las imágenes las podéis guardar, siguiendo las instrucciones escritas que aparecen tras pulsar el botón inverso del ratón sobre ellas: “Guardar imagen como…”.


08-02-06.
José del Moral de la Vega.
Buenas noches. Venía yo para el Café bastante cabreado por tanta tormenta política como nos zarandea últimamente –¿cuándo se marcharán estos insensatos?–, y me encuentro con mi amigo Antonio Pedrajas en el café.
‑¡Chacho, qué alegría encontrarte aquí!
Todos los perezosos para aparecer por aquí ponéis la misma disculpa, pero todos sabéis que es mentira: os coláis de listos, redactáis con extraordinaria elegancia, sois más ocurrentes que nadie y, además ‑y eso sí que no os lo puedo perdonar‑, cuando éramos niños, todos jugabais al fútbol mejor que yo, que era un patoso.
Y ya, para colmo, el otro día le toca a Manolo Ballesta un viaje al Caribe y Manolo Verdera vuelve a creer en los Reyes Magos.
Bueno, Antonio Pedrajas, que vengas muchas noches. ¡Se está tan bien aquí, junto a la estufa de Enrique Hinojosa!
 
Marcelo Moreno López.
Quiero mandar mis felicitaciones a Ballesta y mis envidias por ese viaje a Punta Cana. Envidias porque yo estuve unos años en Vinoselección y no tuve esa suerte.
Que lo disfrutéis Manolo y Cía. Traednos un buen reportaje fotográfico para que nos consolemos los desconsolados que nos quedamos en tierra.
Y a los cafeteros un ruego. Estamos recogiendo datos para ver la posibilidad de reunirnos los de la promoción del 62, la mía, y nos gustaría tener alguna noticia y algún posible contacto con Antonio Jiménez Castillo, de Alcalá la Real. A ver si Hinojosa sabe algo. Y, ya puestos, que Hinojosa dé mis saludos a Pepe Valverde Atienza y a ver si nos podemos poner en contacto. Estuvimos dos años en Villanueva juntos y los recuerdo con mucho cariño.
Un saludo y esta ronda la pago yo. Ahora parece que somos menos y no me va a salir muy cara, que con una pensioncita no se puede estirar uno mucho, si no se quiere salir de la manta.
Nota: El teléfono de Valverde es el 953581303.


10-02-06.
José María Berzosa Sánchez.
He hablado con Pablo Utrera y está dispuesto a publicar un libro con los mejores textos y las fotos más interesantes de nuestra página web, por un precio razonable (que incluso puede ser gratis, según la generosidad de los patrocinadores) para venderlo o regalarlo (según proceda) en nuestra Asamblea anual. Os tendremos informados, según vayan produciéndose los hechos. La selección de textos y fotos se realizará teniendo en cuenta el número de lecturas y visiones de ambos.


13-02-06.
José del Moral de la Vega.
Buenas noches. He encontrado unas páginas en internet que me parecen muy interesantes. Ya se las he pasado a José María para que las incluya en El Mirador y las podamos disfrutar todos. Una es una recopilación de innumerables páginas de fotógrafos famosos sobre arte, naturaleza, desnudos…; otra corresponde a la página personal del profesor Marinas: es un lujo de diseño, y su tema se refiere, como os podéis imaginar, a la pedagogía; y la última es de religión: se puede suscribir, os la envían gratuitamente a vuestro correo electrónico, no es nada mojigata y sí muy dialéctica. Creo que todas tienen categoría para enriquecernos.


14-02-06.
Antonio Lara Pozuelo.
Buenos días, amigos del Rincón: Ojalá se ponga esto tras el ofrecimiento de José del Moral con su Mirador. Le he echado una ojeada y me ha parecido interesante y útil. Gracias, amigo José.
Hemos terminado el año del Quijote y entramos en el año Mozart. Y vamos a tener hasta en la sopa familiar al genio de Salzburg, quien, justo el 27 del mes pasado, hubiera cumplido años. Y digo eso de la sopa «familiar» ‑aunque en nuestro caso se trata de los postres‑, porque mi hija Anouschka nos contaba durante el almuerzo del otro día anécdotas de Abu Dhabi. Había aceptado una invitación de la Embajada de Austria en dicho emirato y por el Abu Dhabi Concert Committee para interpretar algunas Arias tomadas de piezas de Mozart (“Cherubino” de Le Nozze di Figaro; “Zerlina” de Don Giovanni; “Despina” de Cosi fan’tutte), acompañada por el violinista japonés Joji Harrori y el pianista británico Gordon Back.
Nos traía de allá una enorme caja con deliciosos dátiles, que saboreamos durante el postre, y este Programa que me atrevo a mandaros para compartir fraternalmente con vosotros, ya que no los dátiles, al menos mi satisfacción y orgullo paternos. Sabéis bien aquello de que «De la abundancia del corazón habla la boca».
Cordiales saludos desde el frío de Helvetia.


16-02-06.
José del Moral de la Vega.
Buenas noches. Anoche entré en el Café y me topé con Antonio Lara que estaba “como un pavo”, contando las excelencias de su espléndida hija. ¡Hay que ver lo que vamos comprobando cuando cumplimos años! Mientras somos jóvenes –si no estamos agarrados por la envidia, el pecado de los tontos–, presumimos de la cantidad de amigos que tenemos y lo magníficos que son. Un día le preguntaron a Antonio Gala por qué coleccionaba bastones, y él, con esa voz de recitador que pone al hablar, respondió: “Yo no colecciono bastones; colecciono amigos que regalan bastones”.
La buena gente presume de sus amigos; pero llega un momento en que nos sorprendemos al comprobar que empezamos a presumir de los hijos de nuestros amigos. A partir de ahora ya tenemos en el archivo uno más: una cantante lírica famosa; pero ‑Antonio, hombre‑ las cosas buenas que tenemos son para compartirlas. Yo creo que debes mandarnos a la página una foto dedicada de tu hija y llevarnos, a la próxima reunión de Úbeda, un Cd con una selección de sus interpretaciones. ¡Enhorabuena!
 
Antonio Lara Pozuelo.
Gracias, Pepe del Moral, por tus amables palabras acerca de mi hija. En cuanto vuelva de Gstaad, en donde está cantado ahora, le pediré que dedique una foto a los amigos del Rincón y os la mando inmediatamente.
Estos días está muy solitario el Rincón. ¿No tendrá nada que ver con el tabaco? Oye, y no se ha comentado nada de las caricaturas, de la nube de partículas, de la fiebre aviaria, de ETA, de los soldados británicos, ni siquiera de la san Valentín.


17-02-06.
Antonio Lara Pozuelo.
Queridos amigos gaditanos del Rincón: ¡Dichosos vosotros que vivís los carnavales de la «Tacita de plata»! Acabo de ver en una cadena de la tele alemana un reportaje sobre ellos y me he estado gozando con esa gracia única que tienen las chirigotas carnavalinas. ¡Cuánta gracia natural derrochan! Y no digamos de la pacífica alegría «contra viento y marea» de la hinchada futbolera. Todo un ejemplo.
Pero vuelvo a lo del carnaval, con un ruego a los rinconeros gaditanos o a quienes allá residís: ¿Me podríais informar acerca de las dificultades o posibilidades hoteleras para vivir en Cádiz el carnaval del 2007?
Gracias, amigos.


18-02-06.
Manuel Cubero Urbano.
Hombre… fiándolo a esa fecha, no te digo que sea difícil. Pero sin confianzas y, por supuesto, sin pensar en que vayas a encontrar un chollo en ningún pueblo de la bahía.
Orientaciones… mejor ve estas páginas; son de las mejores que hay sobre el tema de hoteles en Cádiz: http:–www.bookings.es-region-es-cadiz.es.html?aid=303946;label=cadiz-es; o mejor: http:–www.cadiznet.com-
Ah, y sin esperar demasiado; que esto se llena de “guiris” y nos echan fuera a los “indígenas”. Un abrazo y si te animas, por aquí nos vemos.
 
José María Berzosa Sánchez.
Ayer me mandó un mensaje Pepe Aranda, compañero de Maestría Industrial, y dentro de él me indicaba que edita la página web www.sabiyut.com.es. La vi y me gustó mucho. Tiene unas fotografías de Sabiote muy originales.
 
Diego Rodríguez Vargas.
El Teatro del Centro Cultural Provincial de Málaga “colgó” el cartel de “LLENO EL AFORO” para disfrutar de la magnífica representación del musical Notre Dame, que el Ateneo de Málaga presentó al público malagueño. Veinticinco actores y actrices del Grupo Jábega, dirigidos por Eva Martínez, llenaron de luz y color el escenario ante la fachada de la catedral parisina. Este musical contemporáneo de Richard Cocciante es una adaptación de la novela de Víctor Hugo al mundo actual. Las danzas de los “ilegales” de hoy, perfectamente compaginadas con las de los gitanos que en el siglo XV llegan a París, consiguieron un gran nivel de plasticidad; el Jorobado, símbolo de las personas excluidas de nuestra sociedad por tener un físico “inapropiado” rozó la perfección en la interpretación; y Esmeralda, la bella gitana que deslumbró a Frollo, a Quasimodo y al público que tuvimos la suerte de admirarla, nos deleitó con su mirada, sus movimientos de caderas y su historia personal.
El ciclo de teatro, que tengo el privilegio de coordinar, sigue su andadura contribuyendo a descubrir jóvenes talentos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga. Estáis invitados.
(Ver el calendario de representaciones en Comentarios 11).
 
Pablo Utrera Cárdenas.
Mis queridos “rinconeros” que no “arrinconados”. Pasado el cáliz de tener que haber esparcido las cenizas de mi madre bajo los cielos y sobre los riscos de la Sierra de Andújar, paso a enjuagarme el alma con las bocanadas de vida que me llegan desde el corazón de vuestras plumas.
Aunque mi añorado “Antonio Lara” cree que “no nos leemos”, mi opinión es que sí nos leemos y además, con avidez, con cariño, con respeto y con la parsimonia que dan los años y las batallas del día a día, que no son pocas ni muchas…, sencillamente las que nos regalan los canjilones de esa noria a la que llaman fortuna.
En lo que Antonio ha acertado plenamente (ese mismo vacío he sentido yo en las pocas veces que os he escrito) es en ese entrar en “harina”, más aún cuando en esa harina no vamos a encontrar ni una brizna de “mohína”, ya que nos conocemos de viejo y casi de sangre; tan de viejo y de tan de sangre, que los calificativos que sobre el estilo literario de Ferrer, Hinojosa II (¿dónde estás Hinojosa I), Pertíñez y este que suscribe, Utrera, están “clavaos”. ¿Cómo me voy yo a molestar con mi amigo Antonio por tildar mis andanzas literarias de estilo “rococó” si yo mismo soy consciente de ello? Pero ojo, que en algún pueblo andaluz, llámese Arjona, Juan Eslava concedió voto y premio, por dos veces (hace ya quince años), a un relato breve de este “melifluo escribano” por “el lenguaje mistérico, la estructura calzada y el mensaje hermético” de aquel trabajo que se llamó “El atlante y la arcilla”. Pero dejémonos de batallitas.
Es cierto, Antonio que deberíamos entrar en “debates vivificantes”, si es que tenemos tiempo, pero a “cara de perro” o mejor dicho “a porta gayola”, porque ese pase torero, a pesar de su aroma a yodo y quirófano, cuando el toro a recibir tiene los hierros de “la Safa”, la faena está garantizada siempre con la salida a hombros. ¡Faltaba más!
Es cierto también, al menos es mi modesta opinión, que nuestras posibles discrepancias, nuestras azucaradas críticas, nuestras ciertas añoranzas y el caleidoscopio de nuestras realidades, deben tener nombre y apellidos, dejando los seudónimos para otros debates fratricidas “extramuros” de la familia Safa.
¿Cómo no me va a dar saltos el corazón y borbollear la autoestima al conocer vuestros éxitos, más aún los “hosannas” de vuestros hijos y de vuestras hijas, si todo lo que a ellos le vaya bien es lluvia que me empapa?
¿Cómo no voy darle bocado a mis sueños cuando la vida os muerde y los cielos granizan sobre vuestros días?
Pero ello supuesto, es cierto y de aquilatada razón que nuestro “rincón” y “nuestro articulario” padezcan del buril que le den el brillo y el esplendor del pluralismo, la discrepancia, la crítica o el temple de la convergencia.
Vamos pues a intentarlo, pues de hacerlo, todos saldremos ganando; el café será sabrosón y variopinto: cortado, sin leche, con leche, con azúcar, sin azúcar, con sacarina, bautizado, largo y tendido , pero nunca descafeinado.
Acabo, entrañables “rinconeros”, confirmando mi ofrecimiento para editar un libro que recopile todo aquello que crea conveniente la actual directiva de “Aamsafa”, en la certeza de que será un paso adelante en ese pasear nuestra “juventud, que se abre a nuestra vista, en ansias de conquista del campo andaluz”. ¡Tenemos que seguir cantando aquel himno aunque tengamos que cambiar o ya hayan cambiado la letra, porque la música que sale aún de nuestros pechos tiene el mismo mensaje de ilusión y trabajo!
He ahí un tema a debate: ¿Qué hacemos con nuestro himno?
Un abrazo de vuestro siempre hermano.
 
Antonio Lara Pozuelo.
Voy por orden: Primero quiero agradecerle a Manuel Cubero (no recuerdo tu cara) su rápida respuesta y las direcciones electrónicas apuntadas. Me serán muy útiles y espero que me ayudarán a encontrar alojamiento para disfrutar de las chirigotas carnavalescas. No sé quienes son esos “guiris” pero, por el contexto, supongo que son los extranjeros.
Y me alegro muchísimo de que nuestro buen Pablo Utrera se sume con fervor a la idea de enviar «comentarios críticos» a los escritos-artículos que se envíen o se enviaron a nuestra página. ¡Pues manos a la obra!
En cuanto a lo del himno, en singular, estoy un poco desnortado. Si bien recuerdo, tres himnos que entonamos durante nuestra estancia en la Safa: en la Tercera, la Segunda y la Primera. Aunque ni una nota recuerdo de ellos ni sé si la Safa como institución tenía uno. Sí recuerdo que tú destrozabas cualquier melodía y que a mí me echó del coro don Isaac por parlanchín. Que ¿qué hacemos con nuestro himno? ¿Cuál? ¿Y qué es lo que se puede hacer con un himno sino que lo cante quien lo desee? Solo o a coro. Pero si es a coro, yo no me pondré a tu lado, ¡que eras un tremendo desafinao! Peor que J. Vera.
Sí, un abrazo fraterno.


19-02-06.
José María Berzosa Sánchez.
He recibido otro mensaje de Pepe Aranda, del que os reproduzco lo más importante:

«Con motivo, de la celebración de los 25 años de mi promoción en la Safa, nuestro compañero y amigo Tomás Martínez nos realizó una película, que he puesto a disposición del que quiera verla en un apartado de mi página web, a través del siguiente enlace. 

Parte primera (19 minutos): www.sabiyut.com.es-SAFA-1.wmv

Parte segunda (24 minutos): www.sabiyut.com.es-SAFA-2.wmv
La calidad no es buena, ya que la he comprimido lo suficiente como para que pueda verse directamente con ADSL».


20-02-06.
Francisco Fernández Martínez.
Berzosa y Lara, no os falta razón a ninguno de los dos. Y, como dice el refranero: “Nada es verdad, ni nada es mentira. Todo depende del color del cristal con que se mira”. Así que ahí va mi opinión personal, que no anónima, al respecto de lo que ambos planteáis.
La verdad es que, en más de una ocasión, he echado de menos, en nuestro Rincón del Café, “la conversación”. En ocasiones parece más un monólogo que un “diálogo”. Es como si uno estuviera tomándose un café rodeado de estatuas virtuales. Y, por lo mismo, carentes de la posibilidad de conversar, meollo de la tertulia informal, amigable y sincera de los amigos que se invitan a un café para pasar un rato agradable.
En ocasiones puede haber polémica. Pero nunca acritud. La amistad está siempre sobre las normales y naturales discrepancias. Y el Rincón del Café es un “Rincón de Amigos”. Al menos así lo concibo yo. En ese contexto, no parece apropiado el anonimato.
Otra cosa es que, al tratarse de conversación a distancia, impresa y virtual, al no vernos las caras ni poder mirarnos a los ojos, al no poder apreciar los signos corporales de nuestros interlocutores, nos aparezca la duda sobre si lo que voy a escribir pueda no hacerlo de la manera más apropiada para mantener el tono de cordialidad que suele ser lo normal mientras nos tomamos un café con los amigos. En este caso, sí podría estar justificado el anonimato y, por tanto, firmar la intervención con la expresión “Mi opinión” o “La opinión”.
En este caso, todos entenderíamos, de entrada, que la intención de la persona que escribe bajo el anonimato está muy lejos de herir o dañar a nadie; pero que ella teme que pueda ser así. De esta manera nos demostraría, sin lugar a dudas, su interés, no sólo por el tema, sino también por el articulista objetivo de su opinión. (No hay nada tan desagradable como la sensación de que uno está hablando a las paredes).
Bajo esta perspectiva, nadie podría sentirse mal ante una opinión anónima sobre alguna de sus participaciones. Muy al contrario, estaría agradecido al comprobar que al menos esa persona le ha escuchado cuando hablaba. Hay que recuperar el Rincón. Un abrazo.
 
Diego Rodríguez Vargas.
HUMO
De acuerdo con mi amigo Enrique Hinojosa en la defensa de la libertad para escribir sin censuras. A lo que añado: excepto el insulto. Y que cada uno lea lo que quiera. Eso sí, yo no leeré ningún anónimo. Hay que expresar sin ocultaciones lo que se piensa. Transparencia, pues, en nuestra página web. Transparencia, variedad, humor, viajes, vinos, anécdotas profesionales, cine, teatro, vivencias personales, viajes al Caribe… ¿Se habrá quedado allí nuestro Ballesta?
¿Que hubo “parón” a partir de cierto debate ideológico? Pues ¡qué lástima que fuera por eso, que lo dudo! En mi caso, no seguí profundizando en el Estatut, porque pensé que tanto Dionisio como Paco Fernández y yo escribimos lo que pensábamos, y no quería ahondar más sobre el asunto: que el tema político es delicado. El humo de la agresión a otras comunidades no es tan negro, el atentado contra las minorías no es tan fiero, el injusto reparto de la tarta nacional es más equitativo de lo que parece. El miedo al desastre nacional pasó a la historia. Y en cuanto a ETA, que venza la paz y muera la violencia. ¡Qué manía de vencedores y vencidos! Dejemos, al menos que empiece la negociación. ¡Que no la condenen a priori!
Me gusta vuestro estilo amable y respetuoso, amigos Dionisio y Paco. Así no hay problema con polemizar sobre cualquier cosa, estatutos incluidos. Sabéis de mi afecto hacia vosotros. Y para no cansar demasiado a nuestros hipotéticos lectores, sólo deciros que comparto plenamente vuestros criterios de justicia social y solidaridad interterritorial que impregnan vuestras palabras. La diferencia está en que yo no veo que el Estatut atente contra estos principios. La democracia funciona así cuando las mayorías no son absolutas, sin dejar de ser democracia.
Esto es lo que pienso sin anonimato, sin carné de partido, con independencia ideológica, con autonomía moral e intelectual plena y con respeto al que piense lo contrario.
Que os siente bien el café, que lo pago yo aunque parezca pro catalán.
 
Antonio Lara Pozuelo.
Has hecho, amigo Enrique Hinojosa, exactamente aquello a lo que yo me refería: has escrito un comentario crítico (o dado tu opinión argumentada) a las propuestas que comentaba con Berzosa con objeto de que lo que escribimos, que es para todos nosotros, encuentre eco en sus lectores, cuando estos lo deseen. Pero creo que tu amigo «profesor» (que no ha hablado en plan anónimo) no se ha explicado bien. Por eso quisiera subrayar sencillamente un par de cosas o tres:
1) Nadie ha pretendido crear la «figura oficial de un censor». De serlo así, yo ‑como tú y supongo que los demás‑ pondríamos pies en polvorosa.
2) Se ha hablado, sólo y sólamente, de crear un lugar de Opinión en donde se reúnan los comentarios críticos con respecto a los artículos que escribimos. Algunos se prestan y otros menos. Si alguien los quiere hacer que los haga y si no, pues no. Pero si los hace, que sepa y se sepa que hay un sitio donde se ponen; y, quien los quiera leer, que sepa dónde puede leerlos y participar. Y me alegro de que Berzosa ya lo esté haciendo, con el mío y con el tuyo.
3) La cuestión del anonimato la analiza lúcidamente, me parece, Fernández Martínez en su intervención.
4) Nadie, pienso, busca con esto protagonismo. Y si lo busca, peor para él porque me parece que no lo encontrará. Lo nuestro ‑y quiero pensar que es así‑ es una cuestión de gozosa, añeja y fiel amistad, que gracias a este progreso formidable de la técnica, se ha reencontrado y dialoga, informa, intercambia ideas, berrinches, cabreos, gozos y sombras, y miles de etcéteras de nuestra frágil existencia. ¡Protagonismo entre nosotros! ¡Ya están muy lejos los Príncipes y categorías aristocrático‑militares de antaño! Si yo te he dado pie a pensar lo contrario, créeme que no es así. Procedo de familia modesta y no pienso echarle la espalda a mis raíces. Mis valores van por otro lado y quien me conoce lo sabe.
En fin, amigo Enrique, creo que en lo esencial estamos de acuerdo. ¡Ah! Recuerdo que el alcalaíno tenía «la mosca cojonera» muy sensible. Lo sé porque viví como maestro de la Safa un año (¿62-63?) en Alcalá, cuando todavía se deslizaban inmensos culebrones por el majestuoso castillo de La Mota y me iba a oír la banda de música en las tardes de asueto. Lo que ella tocaba ya lo tatareábamos tu hermano y yo en la Safa. Eso nos hizo más amigos, porque descubrimos que nuestros respectivos padres eran clarinetistas en las bandas de sus pueblos. Si la memoria no me falla. Veo que he sido un poco «mosca». Pero estoy casi seguro de que si no lo hubiera sido quizás no hubiera habido reacciones. Entre ellas, la tuya. Y de eso se trata también.


21-02-06.
Manuel Ballesta Maqueda.
EL AMBIENTE ESTABA ENRARECIDO
Estaba queriendo entrar en nuestro Rincón, pero como he visto un poco cargado el ambiente, me he vuelto. Y por el camino iba pensando, y recordaba aquellos años de colegio donde ya apuntábamos sentar cátedra cuando exponíamos nuestras ideas. Como nos emperrábamos en que lo que decíamos era lo lógico y razonable, nos buscábamos nuestros aliados. Y cogíamos nuestras rabietas cuando no nos daban la razón. Ahora, ya pasados algunos años, creo que seguimos siendo niños, pero mayores.
¿Qué más da? ¿Recordáis cómo empezó a funcionar todo esto? Pepe del Moral iniciaba este Rincón con el propósito de mantener unos diálogos más cercanos, más íntimos: comentar una buena película, un buen vino o el último libro leído. Nos recomendaba ver la película “En el país de nunca jamás” y probar el vino “Castel Gast” a menos de 2 €, que había encontrado en el Lidl. Dionisio nos comentaba cómo ponía la boca nuestro presidente (del gobierno) para decir: “Je suis”. José M.ª se empeñaba en que aprendiéramos para qué sirve una bitácora. Francisco Fernández pedía norte de María y Catalina. Manuel Verdera nos contaba jocosas historias de Lepe. Diego nos desvelaba que no era tan rigurosa, en el Corán, la prohibición de beber vino (según su contertuliano, que se bebió siete copas, más dos de coñac). Mientras, Marcelo contemplaba la sierra de Los Filabres.
Y así, noche tras noche, se convertía en verdadera tertulia, con chorradas o no chorradas, como os quiera parecer; pero con una atmósfera y un ambiente cargado de afecto y amistad que se podía cortar en el aire. Hoy creo que el ambiente está enrarecido.
¡Ah! Yo pensaba entrar en el Rincón del Café, para deciros que yo sí leo todos los artículos. Todos me gustan, unos más otros menos, pero en ellos os veo a vosotros; lo que significa que estáis ahí. Que estamos vivos y aún podemos comunicarnos (qué torpe soy, no sé decirlo mejor). Y quería entrar para decirle a Pepe del Moral que sigo comprando el Ribera del Duero Viña Pilar, pero “a ver si me encuentras otro tan bueno, pero más baratito”; a Diego, “si está en marcha la preparación del viaje a Marruecos, y lo del teatro en el próximo congreso Safa, que sea una realidad”; a Antonio Lara, “si tienes dificultad para quedarte en Cai, aquí, en Dos Hermanas, en mi casa hay un rincón para ti y tu esposa: sólo estamos a tres tiros de piedra de Cai”; a Enrique, “estoy esperando la siguiente carta al tito Rafa, (mamonazo, como dejes de escribir en la güé)”.
…Y a todos los que escribís, por favor seguid haciéndolo: el que quiera criticarlo que lo haga, como quiera, qué más da. En mi pueblo dicen: “Que me echen ratas, que aquí está el que las mata”. Pero vamos a mantener el ambiente cálido, cordial y afectivo que nos corresponde: para eso nos lo enseñaron nuestros padres y los jesuitas.
Querido Pablo Utrera: no sé si lo sabes, pero de un plumazo me has discriminado del Rincón del Café. Yo lo tomo descafeinado y con edulcorante (prescripción facultativa). Pero te perdono.
Un abrazo.


22-02-06.
Jesús Ferrer Criado.
EL MANTEQUERO

  • El artículo de mi amigo Antonio Lara “Del Tío Mantecas al Padre Mendoza” establece en el título una relación absolutamente imperdonable que yo, conociéndolo, perdono; y al Padre Mendoza le sirve para ganar puntos en bonhomía y abnegación, excusando lo que a todas luces es una licencia literaria excesiva. Paso página. 
  • También yo, con la carga de peligro que tiene la proximidad, sufrí la amenaza y el pánico de “el tío mantecas” o “el mantequero” como aquí preferían llamar al monstruo. Proximidad porque a unos quince kilómetros de donde os escribo, en un cortijo de Gádor, se llevó a cabo una horrible ceremonia, un espantoso crimen cuya noticia dio la vuelta a España y creó el mito del “sacamantecas”, “mantequero” o la variante que en cada sitio se le quiso dar. 
  • Los hechos tuvieron lugar el día 28 de junio de 1910 cuando un curandero llamado FRANCISCO LEONA, con la ayuda de otras personas, secuestraron, mataron y desangraron a un niño de siete años llamado BERNARDO GONZÁLEZ para curar una supuesta tisis que padecía un potentado del pueblo, llamado FRANCISCO ORTEGA y cuyo remedio consistía en “beber sangre caliente de un niño y ponerse sobre el pecho sus mantecas”. La tragedia causó una enorme conmoción en la zona y cuarenta años después, en nuestra niñez, Antonio, nuestros amantísimos padres seguían explotándola para sus intereses intimidatorios, sin tener en cuenta el pavor al que nos sometían. 
  • De todas formas mi pánico favorito eran las llamadas “ánimas del purgatorio”, seres fantasmales, esqueletos tal vez, que recorrían por la noche las callejas oscuras de mi pueblo, envueltas en sudarios negros, salmodiando extraños conjuros y gimientes letanías, acompasadas por el sórdido arrastrar de sus cadenas. Estas criaturas no te desangraban, ni cosas así. Te raptaban directamente y luego… no se sabía bien, pero nada bueno. A mí me llegaba más esto de las ánimas porque aquellas calles lóbregas del pueblo con alguna bombilla lejana o el resplandor trémulo de algún ventanuco, subrayando la espantosa y oscura soledad de la noche, eran un escenario perfecto para que salieran de excursión las ánimas. Lo bueno que tenían es que eran un estupendo antídoto contra el mantequero. O sea, los niños sabíamos que, mientras las ánimas estaban de servicio, el mantequero no se atrevía a aparecer; y es que, según se dice, “Dios aprieta pero no ahoga”.

NOTAS:

  • El tremendo caso del “sacamantecas” de Gádor lo tenéis mejor descrito buscando en Google “CRIMEN DE GÁDOR”. Los enlaces os llevarán a otras versiones.
  • El crimen de Gádor se atribuyó a la enorme incultura de la zona en esa época, pero hete por donde en la cultísima Barcelona se da en 1912 un caso aún más terrible del que fue pavorosa protagonista ENRIQUETA MARTÍ RIPOLLÉS “la vampira del carrer Ponent”, cuya detallada historia leeréis en un amplio artículo de EL PAIS del pasado 1 de enero.
  • Dormid tranquilos. “El Leona” y sus cómplices murieron por garrote vil y la catalana en la cárcel , envenenada según dicen.

Diego Rodríguez Vargas.

LA ESCRITORA ROSA REGÁS EN EL ATENEO
La escritora y Directora General de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, presentará en Málaga el jueves, día 23, su novela Volcanes dormidos, escrita junto al escritor malagueño Pedro Molina Temboury, Director Cultural de la Biblioteca Nacional. La novela Volcanes Dormidos recibió el Premio Grandes Viajeros 2005, que concede Ediciones B con la colaboración de Iberia. Ambos autores intervendrán tras la presentación de los escritores Alfredo Taján, Premio Gijón de novela y Director del Instituto Municipal del Libro, y José Antonio Garriga Vela, Premio Ciudad de Jaén de novela, Premio Alfonso García Ramos de la Editorial Anagrama y colaborador fijo de los diarios El Mundo y Sur. El acto ha sido organizado por el Ateneo de Málaga, con la colaboración de la editora de la novela, Ediciones B, y tendrá lugar a las 20:00 horas en el Salón de Actos del Ateneo (C- Compañía, 2). El acto será abierto al público hasta llenar el aforo.
 
Antonio Lara Pozuelo.
Aquí tienes, amigo Pepe del Moral, la foto que me pediste dedicada por mi hija para los amigos del Rincón. Volvía de Gstaad, almorzó en familia y ha salido para Edimburgo. He tenido que prometerle muchos besos ‑deuda fácil de pago‑ porque nunca a mi hija le gustó «ponerse en primera línea», hacer la vedette, star o diva. Pero ahí está la foto dedicada.
En cuanto a lo del Cd para la reunión de Úbeda, ya veremos, porque para estas cosas es, por la misma razón, bastante tímida. Todavía no ha grabado «oficialmente» ningún Cd porque, aunque ha tenido ofertas, piensa que aún no es el momento. Tiene esa actitud de autocrítica casi permanente que, a veces, es contraproducente; y, en su profesión, contraproductivo. Porque a menudo piensa que el resultado podía haber sido mucho mejor, o que tal o cual momento de una interpretación no corresponde a lo que tenía o deseaba haber hecho. O porque, como dice ella, sintetizando nebulosamente su pensamiento, «no me siento suficientemente preparada».
Hace algo más de un par de años organicé un congreso sobre “Lorca y la música” e invité a nuestra ahijada malagueña y hoy conocida cantante, Diana Navarro, a que, después de la cena de los congresistas, cantara en el Casino de Montbenon de Lausana las canciones populares de Lorca. A mi Anouschka (se llama así porque se empeñó mi suegra, que es de origen húngaro) le dije que por qué no intentaba una interpretación lírica de dichas canciones y cantarlas al alimón con Diana. «‑Pero papá, ‑me contestó‑ eso no puede ser. Primero, que son estilos diferentes y segundo, que a lo mejor no va a quedar bien Diana, porque ya sabes que en lo mío se canta sin micro y quizá el público no enterado puede pensar que…»
No participó y tenía razón desde el punto de vista artístico. En cuanto a lo otro, es verdad que tiene una potencia muy superior a la media. Un día estaba en el salón calentándose la voz y me dijo sonriendo: «Papá, mira las postales de la chimenea». Empezó las gamas y al estallar los agudos, las postales, una tras otra, iban deslizándose al suelo.
Cantó y triunfó Diana; y al año siguiente sacó un disquete con las canciones populares de Lorca, como lo tienen Luisa Linares o el llorado Camarón, entre otros. No. Nunca le gustó a mi hija hacer de diva. No se le han subido ‑y deseo que no le ocurra‑ los trastos a la cabeza. Y los dos nos entendemos. Además, es profesional desde hace sólo tres años. Aunque habla con soltura cinco idiomas importantes y chapurrea otros que lo son menos; aunque la hayan acompañado pianistas de altura y haya cantado bajo la batuta de prestigiosos directores, sabe que le queda aún mucho camino por recorrer. Y en este oficio suyo, como en casi todos, nada es fácil ni nada está ganado de antemano.
Perdonad, queridos amigos, que tenga la mala costumbre de alargarme. Es que me he regalao unas pequeñas vacaciones. El lunes próximo vuelvo a mi trabajo y, entonces, tendré que alejarme del Rincón, si no para leer, sí para escribir.
Un abrazo y hasta cuando se pueda.


Copyright © por AA-MAGISTERIO-Safa-Úbeda Derechos Reservados.
Publicado en: 2006-01-30 (646 Lecturas).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *