Un merecido homenaje

El pasado día 19 de diciembre, nuestro colega, compañero y amigo de siempre, Juan Cabrerizo, recibió por parte de toda la Comunidad Educativa del colegio Loyola de Aranjuez, un merecidísimo homenaje con motivo de su jubilación.
Juan se ha jubilado a los sesenta años y todos pensamos que es lo mejor que ha podido hacer. Son muchos años al pie de este duro cañón de la Educación y de la Enseñanza y no están los tiempos para aguantar a las jóvenes generaciones más allá de lo estrictamente necesario. Naturalmente, esto lo escribe uno que casi está a las puertas de seguir el mismo camino que él. ¡Enhorabuena, Juan!

El acto comenzó con el despliegue de una gran pantalla en la que aparecía Juan junto al lema «El Amigo que nos lleva». Siendo Juan el organizador de los maratones de lectura y habiendo elegido el curso anterior «El río que nos lleva» como libro a leer, la elección del lema estaba absolutamente justificada.
Empezó a caldear el ambiente el profesor de música de Secundaria que interpretó, de modo magistral, dos piezas especialmente preparadas para la ocasión. El tono emocionado de Juan era ya bastante evidente.
A continuación se desarrolló un pequeño maratón de lectura de cartas que le dedicaron algunos compañeros: una del que suscribe, otra de Paco Herrera y una tercera de su hijo Juan Antonio, que no pudo estar presente en tan entrañable acto. Ya desde la lectura de los primeros párrafos de la primera carta, los ojos del homenajeado estaban húmedos y brillantes impidiendo a duras penas unas lágrimas rebeldes que se empeñaban en aflorar a toda costa. Su emoción fue subiendo de tono con las cartas de Paco Herrera y de su hijo y con la presencia inesperada de José Luis Molino que, también embargado por sus sentimientos, apenas logró articular unas frases laudatorias para su amigo y compañero.
El homenaje terminó con la entrega de una orla con las fotos de todo el personal del centro y otros regalos provenientes de la dirección y de los compañeros. Juan, con la sencillez de siempre, agradeció a todos el apoyo, ayuda y comprensión encontrados en toda su trayectoria en el colegio. Tomamos un aperitivo en una de las salas del centro y posteriormente una comida en un restaurante de la localidad.
Fue una jornada intensa de emociones y sentimientos para Juan. ¡Ojalá tengas muchas así, querido compañero, querido amigo!
Copyright © por AA-MAGISTERIO-Safa-Úbeda Derechos Reservados.
Publicado en: 2004-01-28 (80 Lecturas)
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *