Sol

10-07-07.
«El sol nunca sale para todos».
 
Luce el sol, ya era hora,
y encima es viernes, y el dolor persiste
a pesar de esta luz arabialesca.
Dime sol, dónde escarbo
la tibia dermis que en mi esqueleto pudre
aquel dolor de escarabajo;
dime cómo acariciar tus rayos
desde este barro que entre mis corvas yace;
dime por qué a mi mirarte escondes
cuando rebusco el pétalo de la sonrisa azul.
 

Luce el sol, ya era hora,
y encima escribo para vencer la pena
de esta luz que se asombra en la escalera.
Dime, sol, dónde acudes
cuando llamo a tu puerta entre las nubes;
dime cuándo entrarás en esta ropa
a sembrar de verano mis espigas;
dime luego la lucha de este vientre
que se muda en otoño cabizbajo.
 
Luce el sol, ya era hora,
y encima llevo el chubasquero roto
que me condena a gotear la lluvia.
 
Dime sol, cuánto más esperaré la cita
para verte y tomarnos unas copas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *