Infancia

01-01-07.

 

(A mi madre, creadora de mis alas, de mis noches
y de mis juegos… Recordando recuerdos).

 

Recuerdo un patio,
y una higuera agridulce junto al patio,
y una luz amarilla entre mi cama,
y una sombra escociendo mi cabeza.

 

Recuerdo un libro,
y una calle allanada sobre un cántaro,
y un puchero de grasa con pan duro,
y unos pasos corvados por la cuesta,
y unos palos con cinto y con palmeta.

 

Recuerdo un grito,
y una cara alargada a medianoche,
y un oscuro gemir oliendo a tierra,
y un repleto bacín de barro turbio,
y un moral en el parque de unos ojos.
Recuerdo un aro,
y una bolsa de bolas y perrillas,
y una rota pizarra entre mis manos,
y una Hostia ubetense humedecida,
y un reír con desgana y a destiempo.
Recuerdo un templo,
y una nube de credos con rutina,
y un mareo al trasluz en cada curva,
y un orgasmo veloz sin filigranas,
y un perfil femenino en el cortijo.
Recuerdo un día,
y una caja de palo entre mis cejas,
y una masa de cuerpos con caretas,
y un soneto de hielo en la ventana,
y una luna en eclipse por los tajos.
Recuerdo un nombre,
y a una madre sembrando mi misterio,
y unas voces prendidas en el llanto,
y un tic-tac de relojes invisibles,
y una cuna de besos… ¡Y tantas cosas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *