¡Cole sin garantías: no, gracias!

Por Fernando Sánchez Resa.

Ya nos lo decían (y bien que lo comprobamos) en la mili: «Al peor soldado, hazlo sargento». En la compañía no se movía nadie con tal de no salir en la foto. Bromas y puntualizaciones aparte, lo que la pandemia nos está mostrando y enseñando cada día que pasa es proverbial: que con estos diecisiete reinos de taifas hispánicos y sin estética ni ética adecuadas no se puede vivir ni mantener en pie nuestro país y planeta; pero muchos políticos -en general- y bastantes ciudadanos -en particular-, no acaban de enterarse de qué va el asunto. No hay nueva normalidad sino antigua anormalidad -diría yo-, tanto en el comportamiento político como el social y personal, salvo honrosas excepciones; que las hay…

Si nuestros políticos no llevan los deberes hechos para septiembre y los ciudadanos de a pie caminamos por libre, va a ser difícil -si no imposible- poder empezar el curso escolar con garantías de que no sean infectados los profesores, el personal de servicios, los discentes, los padres e incluso los abuelos que llevamos a nuestros nietos al cole. Es un contra dios comenzarlo sin haber ampliado espacios y reducido ratios (número de alumnos por clase) a menos de 15 alumnos por aula, entre otras medidas aconsejadas por los expertos sanitarios… ¿Ustedes se figuran el batiburrillo que se va a liar en septiembre, con cada comunidad autónoma haciendo la guerra a la pandemia por su cuenta, teniendo distintos horarios de entrada y salida a clase, de recreos y servicios de comedor, aula matinal o actividades extraescolares…? Vamos, que se va a liar un pandemónium de muy señor mío; por eso, mi consejo personal -para quien quiera escucharlo- es que, mientras los colegios e institutos no estén en condiciones, no se debe empezar el curso escolar; tampoco sería conveniente hacerlo ametrallando online a alumnos y padres o madres, de manera indiscriminada por tal de quedar bien, como si un parvulito, escolar de primaria o secundaria y/o alumno de instituto o de formación profesional, fuese un universitario en miniatura al que hay que ahogar con vídeos y labores múltiples online, por decreto ley del consejero de educación de turno de la comunidad autónoma que le haya tocado en buena o mala suerte. Hasta ahí podríamos llegar. ¿No sería mejor y más práctico destinar más recursos y dinero para presupuestos educativos y menos para asesores u otras fugas económicas ocultas o espúreas?, digo yo…

Es vergonzoso ver cómo el político de turno, que tiene mando democrático en plaza, ve las cosas de manera tan diferente al que está en la oposición y -ni unos ni otros- saben ni quieren ponerse de acuerdo por bien de sus representados, los pobres ciudadanos de a pie. Y lo peor es que, si ambos políticos se intercambian de roles cada cierto período de tiempo y cuando el opositor pasa a ser jefe, con mando en plaza también, se le olvida todos sus buenos propósitos y la mano del poder le hace hacer y decir cosas contrarias a las que afirmaba y pedía estando en la oposición. Qué más da que manden unos u otros, según sus determinados colores políticos preferidos, si -al final- los ciudadanos nos encontramos desamparados ante tanta dejanza, inexperiencia y atropello. A ver si las lecciones, que nos está brindando gratuitamente la pandemia de la Covid-19, sirven para algo e insuflan humildad, empatía y resiliencia -de la buena- a los políticos que nos gobiernan o son oposición y así España cambie para bien de una vez por todas.

Mientras eso ocurre, vuelvo a expresar mi sincera opinión: que -por favor- no empiece el cole en septiembre, pues sin garantías reales, toda la población vamos a ir al garete y nos contagiaremos irremisiblemente…

Sevilla, 16 de agosto de 2020.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional