V Encuentro AA AA Safa en Úbeda, y 3

Por Fernando Sánchez Resa.

Después llegó el homenaje de los alumnos de los cursos del 88 al 2010, y la adhesión de todas las demás promociones, a dos insignes profesores de la institución Safa ubetense: padre Jesús García de Leaniz Rigó SJ y hermano Manuel Ibáñez Castillo SJ, glosados magnífica y entretenidamente por el inteligente y preclaro doctor en historia, Antonio Almagro García (distinguido y multifacético profesor, antiguo directivo de la Escuela de Magisterio y muchas cosas más) planteando un agudo y real paralelismo entre sus divergentes formas de ser y actuar, salpicando de anécdotas graciosas su discurso, resultando finalmente ameno; y terminó por recordar a otro eminente y entregado docente: padre Jesús Mendoza Negrillo SJ. Quiso despedirse leyendo-rezando “El Padre Nuestro desde el otro lado” de José María Rodríguez Olaizola SJ, que vino como anillo al dedo para rendir homenaje a estos tres jesuitas de pro.

Sus palabras fueron respondidas por sendos homenajeados, (supongo que el padre Mendoza le replicaría desde el mismísimo cielo, en donde se encuentra), reflejando fielmente lo que ya había observado el ponente: que el primero (padre Jesús García de Leaniz Rigó SJ), con su presencia silenciosa, tranquila y responsable, contestó con palabras humildes, moderadas y de tono conciliador; mientras, el segundo (hermano Manuel Ibáñez Castillo SJ), lo hizo mostrando su presencia tumultuosa y extrovertida, con su potente voz, recordando, entre otras muchas cosas, que «todo el que hace deporte no piensa en la droga…», y detallando nombres, situaciones y anécdotas de su paso por estos pagos para explicar someramente la financiación y construcción del magnífico polideportivo del colegio que nos dejó en herencia.

Las sencillas y escogidas palabras de Paco Bordés (Profesionales 60), fiel reflejo de su humilde persona, fueron leídas y sentidas con emoción entrecortada, transparentando el gran amor que le tiene a esta institución; y esperando que fuésemos felices todos los presentes utilizó unas escogidas palabras del papa Francisco, mostrándose como creyente convencido.

Clausuró el acto la actual alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares Martínez, comentando la poca gracia que le hacían los atriles, por aquello de su altura…, y con un discurso agradecido a todos (y, en especial, al padre Villoslada, haciendo un recorrido histórico de su labor), moderado y con cierto matiz institucional y político, siempre señalando los logros hechos o por hacer, matizándolo con el uso persistente del masculino-femenino redoblado y recurrente, como le ocurrió a la primera ponente. Terminó diciendo: «Este encuentro es un bonito recuerdo de nuestra ciudad que siempre los recibirá a todos ustedes con los brazos abiertos».

Finalmente, MMM tomó nuevamente el micro para agradecer a todos los presentes su asistencia y, especialmente, a Carlos Leiva por su trabajo y permanencia en cabina, pidiendo aplausos para él y bajada de telón, cuando eran exactamente las 13:34 h, demostrando (este año) mayor proximidad al cumplimiento del programa que en los anteriores, puesto que solamente habían pasado treinta y cuatro minutos de la hora anunciada para el descubrimiento de la placa en el polideportivo. ¡A ver si en el próximo encuentro se cumple fielmente el horario anunciado: sería una auténtica prueba de madurez!

He podido apreciar que, año tras año, acude principalmente el personal homenajeado por su cincuentenario (con o sin consorte e hijos), ponentes invitados y un pequeño y selecto grupo de incondicionales que no quieren perderse la ocasión de saludar a sus compañeros, amigos y conocidos, a la vez que recargar las pilas sentimentales y emotivas de su crucial período formativo en Úbeda. Teniendo mucho más mérito, lógicamente, los que vienen de fuera de nuestra ciudad, y más si lo hacen desde cualquier parte de España, incluso del extranjero, para no dejar de alimentarse de este sentimiento imperecedero que nació en su infancia-juventud y que reverbera y se incrementa cuando llega la vejez (llamada, eufemísticamente, tercera edad por los franceses). Pero ha de ser la propia institución Safa quien la mime más y sepa que todos somos hijos educativos de la misma madre. Todos los que nos sentimos cercanos a este proyecto tenemos el deber de enganchar a las generaciones más jóvenes (y no tan jóvenes) para que este movimiento perdure muchos años; si no, más pronto que tarde, se irá al garete…

Con el tiempo en los talones y las prisas a flor de piel, no me pude quedar para el descubrimiento de la merecida placa en el polideportivo del colegio ni asistir al almuerzo concertado en el hotel Ciudad de Úbeda, en el que Antonio Lara Pozuelo iba a presentar el libro “La edad imperfecta”, una interesante y descarnada pseudobiografía de la vida de su compañero y amigo Manuel Jurado López, autor de la novela. Otros cronistas con mejor pluma que la mía podrán contarnos lo que allí ocurrió…

Así que ya ha empezado la cuenta atrás para que el VI Encuentro de Antiguos Alumnos de la Safa en Úbeda, anunciado por FBR para los días 1 y 2 de junio de 2018 en su discurso, sea una realidad; siempre gracias a la constancia, el esfuerzo y tesón de su persona y del círculo de colaboradores que lo apoya.

Si vivimos para contarlo y tenemos voluntad de asistencia, nos volveremos a encontrar aquí, en la ciudad donde nació la Safa primigenia ubetense, institución en la que se forjaron tantos personajes ilustres o anónimos: Michel del Castillo, Juan Pasquau Guerrero, Manuel Jurado Gómez, Antonio Muñoz Molina…; y en donde se fabricarán y formarán los que queden por venir.

¡Enhorabuena a todos: organizadores, ponentes y asistentes por el entusiasmo mostrado!

Úbeda, 3 de junio de 2017.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional