«El intérprete infiel»

Premio Nacional de poesía "Mariano Roldán" 2010.

El eterno retorno

Para mis hijos Víctor Manuel, Raúl David y Christian.

Ir y volver,

andar la misma calle inesperada

con la calma precisa de quien sabe

que el mundo empieza en cada esquina,

percibir los olores con el profundo aliento

que emanan las especias,

los dátiles, el cuero, y los madroños,

sentarse en un café

con una sola mesa

y escribir, si se puede,

dos palabras, o tres,

de las que quedan sólo

las letras desvestidas

de tinta irreverente.

Leer más: El eterno retorno

El jardín de las últimas rosas

Cuando en la luz se pierde

la mirada

y el aire se desviste,

y en la alberca verdosa

hunde primero el pie,

luego la espada de su cuerpo

y, al final, su cabellera,

este jardín,

un tanto descuidado,

es la memoria exacta

‑o inexacta‑ de otro jardín

bordado en un mantel

con botellas de vino rojo

y membrillos de octubre.

Leer más: El jardín de las últimas rosas

Cena en la casa de Salvador y Amina

Se abrió la puerta.

En el ancho salón de la ternura

divanes, pebeteros,

alfombras y tapices,

cerámica con huellas

de kábilas y besos,

vasos para beber

té de menta y orégano

con los bordes de oro

y letras alegóricas.

Leer más: Cena en la casa de Salvador y Amina

Madrugada en la medina

Cuando llega el silencio

el tiempo se detiene.

La medina es una flor vacía,

de la que sólo quedan

su olor indestructible,

sus círculos de sombras y de espectros.

Leer más: Madrugada en la medina

Pequeño almacén de especias, con jardín al fondo

Para Andrea y Norah.

Los secretos jardines de la kasbah

donde los ángeles no fueron nunca

ángeles, sino niñas con trenzas y kaftanes

de vistosos colores:

niñas, ángeles, hadas

de cuentos europeos

que pintan en su piel

el hueco de las flores

que el viento de noviembre ha deshojado.

Leer más: Pequeño almacén de especias, con jardín al fondo

Información adicional