Prosas de Antonio Lara

Diversas informaciones del autor, científicas o personales.

Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, y 08

Dicho lo que precede y refiriéndome ahora a los fragmentos tomados de las dos novelas de Unamuno, veamos si en ellos se cumplen los criterios de lo que el lingüista Antonio Briz Gómez (ver su libro El español coloquial en la conversación, Ariel, 2002) llama situaciones coloquializadoras o que favorecen la coloquialidad.

Considerando la modalidad coloquial, Antonio Briz escribe que dicha variedad «queda delimitada por las cuatro características propias del registro:

1. CAMPO de la cotidianidad.

2. MODO, la espontaneidad.

3. TENOR, la interacción.

4. TONO, informal».

Leer más: Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, y 08

Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 07

Las partidas de ajedrez en La novela de Don Sandalio, jugador de ajedrez.

En el Prólogo a la novela, Unamuno escribe:

«No hace mucho recibí carta de un lector para mí desconocido, y luego parte de una correspondencia (21 cartas en total) que tuvo con un amigo suyo (sabremos que se llama Felipe) en donde le contaba el conocimiento que hizo con un Don Sandalio, jugador de ajedrez, y le trazaba las características del Don Sandalio».

Leer más: Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 07

Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 05

Si esto es así, es decir, si para el escritor Unamuno la novela es una especie de texto que reproduce diálogos hablados y autodiálogos de los personajes, quizás sea interesante conocer la opinión del bilbaíno a propósito aquella famosa afirmación ‑«Escribo como hablo»‑ del renacentista Juan de Valdés.

Unamuno cree que la máxima de Juan de Valdés no es realizable, porque piensa que no es posible una equivalencia entre oralidad y escritura. Lo declara en un artículo de 1892 titulado A propósito y con excusa del estilo. Cartas abiertas, de libre divagación con estas palabras:

Leer más: Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 05

Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 06

Como no todo lector tiene la obligación de conocer tanto Niebla como La novela de Don Sandalio, jugador de ajedrez, voy a resumir y contextualizar los capítulos escogidos de cada novela una de ellas.

En el cap. III de Niebla, el protagonista A. Pérez ha ido al casino para jugar la «cotidiana partida de ajedrez» con su amigo y mentor Víctor Goti. Partida que, como las demás, es un mero pretexto para hablar de otras cosas. Y, aunque es de suponer que en los capítulos que preceden y siguen a este III, A. Pérez y V. Goti han jugado y siguen jugando al ajedrez durante esos encuentros en el casino, sin embargo, ni antes se mencionó dicho juego ni se volverá a hablar de él en la novela. Por lo tanto, en este cap. III, tenemos, en rigor, la única partida de ajedrez de Niebla. Capítulo corto, como es costumbre en la narrativa de Unamuno: poco más de dos páginas en la vieja y conocida edición de Espasa-Calpe. El capítulo se reparte en dos fragmentos, diferentes textualmente y cuantitativamente dispares: el dedicado al diálogo, propiamente dicho, ocupa los dos tercios de la totalidad, mientras que en el otro tercio tenemos el monodiálogo o “diálogo en silencio consigo mismo” del protagonista Augusto Pérez.

Leer más: Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 06

Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 04

En cuanto a la secuela literaria de dicho pensamiento dialógico, su manifestación más original en las novelas quizás esté en que no solamente Unamuno concibe la existencia como diálogo, sino en que, además, establece una estrecha relación entre diálogo y autocreación: «El personaje ‑lo ha repetido Unamuno con insistencia‑ se hace a sí mismo», sin intermediarios (1).

Novelísticamente hablando, tal principio implica, por un lado, la eliminación del narrador; porque, si el personaje se hace a sí mismo, es evidente que sobra la figura del narrador: ese intruso filibustero de intimidades que, como si fuera un pequeño dios, se atribuye el don de omnipresencia, omnipotencia y omnisciencia. Y, por el otro lado, tal principio supone la autonomía del personaje; es decir, su independencia, al menos teórica, con respecto a su hacedor, ya sea el narrador ya el autor.

Leer más: Jaque mate al diálogo en dos “nivolas” de Unamuno, 04

Información adicional