Historias de la Safa

Anécdotas, impresiones, emociones vividas entonces y ahora por su protagonista y autor.

El dinero de la Caja B

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

El teléfono del pasillo no paraba de sonar. Minutos antes me habían expulsado de clase, por gamberrete, y abrí la puerta con ganas de jaleo.

―Don Fernando: ¿Puedo coger el teléfono? ―risas contenidas—.

―Sí, cógelo ―rumor, jolgorio y expectación—.

Atendí la llamada, volví a abrir interrumpiendo la clase, y pregunté:

―Dice el Prefecto que si puedo bajar a su despacho.

―No se dice «el Prefecto», sino «el padre Prefecto de estudios y disciplina» ―me rectificaba con rimbombancia—.

―Perdón, don Fernando ―insistía yo―. ¿Me da usted permiso para ir al despacho del padre Prefecto de estudios y disciplina?

―¡Márchate inmediatamente! ―carcajadas y trifulca general—.

Leer más: El dinero de la Caja B

¡Aquel baile de disfraces…!

Por Fernando Sánchez Resa.

Ahora que me encuentro jubilado, me vienen a la memoria (con relativa frecuencia) diversos momentos estelares de los tres años que disfruté, haciendo la carrera de magisterio, en la Safa de Úbeda (Jaén): realización de varias obras de teatro, en el recién estrenado salón de actos; diversos y soñados viajes deportivos provinciales; clases magistrales irrepetibles; puestas en común, gloriosas y divertidas; dinámicas de grupo, recónditas e inquietantes; prácticas escolares ilusionantes; escarceos amorosos y amigables que nunca se olvidarán; viaje de estudios…

Leer más: ¡Aquel baile de disfraces…!

Tiempos fundacionales, 8

VI. LA PEDAGOGÍA DE LA INSTITUCIÓN EN LOS PRIMEROS TIEMPOS

LAS ASAMBLEAS PEDAGÓGICAS

1) Tenían para el padre Villoslada un triple fin:

a) Los maestros de la Institución se iban conociendo y adquiriendo un ambiente familiar.

b) Permitía dictar normas, asentar criterios y difundir el carácter propio de la Institución.

c) La intervención de conferenciantes y ponentes cualificados renovaba la pedagogía y la didáctica de la Enseñanza Primaria y difundía nuevas técnicas.

2) Estas reuniones se venían celebrando desde 1941, de manera informal, después de los Ejercicios Espirituales anuales. En 1951 se celebraron la primera y segunda asambleas (en enero y en septiembre). En septiembre de 1952 se celebró la tercera, con gran asistencia de maestros. Y la cuarta, en septiembre de 1953.

Leer más: Tiempos fundacionales, 8

Tiempos fundacionales, y 9

Sembrando escuelas por Andalucía

Andújar

Fue fundado en 1941 y está considerado el segundo centro de la Fundación en importancia, por la amplitud de sus edificios, por la extensión de sus terrenos y por tener el segundo gran internado de la Obra.

Baena

Fue fundado en 1942. En ningún otro centro de la Institución fueron atendidos los estudios de Bachillerato como en Baena. Mayores dificultades encontró la Primera Enseñanza, porque los padres utilizaban a sus hijos en el trabajo agrícola.

Villacarrillo

En enero de 1943 comenzó a impartir Enseñanza Primaria en una clase. Al mes siguiente abrió otra. Y a finales del curso se abrió una tercera clase. Fue una inauguración en varias etapas, según se iban terminando las obras. Por eso, en el curso siguiente se abrió una cuarta clase, creándose oficialmente cinco secciones de niños y una de niñas. En 1950 se trasladaron a un nuevo edificio.

Leer más: Tiempos fundacionales, y 9

Tiempos fundacionales, 7

V. LA ESCUELA DE MAGISTERIO

HISTORIA DE SUS COMIENZOS

1) El padre Villoslada, al comenzar a fundar Escuelas Primarias para niños, pensó enseguida en una Escuela de Magisterio o, como él la llamaba, un Seminario de Maestros:

«Los profesores seglares, aunque los hemos encontrado excelentes, no están formados para la profunda labor que deseamos realizar en las Escuelas. Cada uno tiene, además, su orientación e intereses particulares y no se entrega de lleno a la labor que nosotros deseamos. En vista de ello, hemos organizado un Seminario de Maestros en donde reunimos, de todas las Escuelas, a los alumnos que tienen cualidades excepcionales y poseen, además, aptitudes para enseñar».

2) A esto se añade el altísimo concepto que él tenía del futuro maestro de sus Escuelas, al que consideraba, más o menos, como un jesuita de paisano:

«La labor de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia se concibe como una extensión de la labor apostólica de la Compañía, por medio de los maestros y demás colaboradores de la Institución».

Leer más: Tiempos fundacionales, 7

Información adicional