Varios acontecimientos

  • Imprimir
15-10-2010.
LAS BODAS DE PLATA. 1965.
Con brillantes actos, se celebraron las bodas de plata del Centro. El Diario Jaén, a través de su corresponsal, Lorenzo del Sol, informaba:
«Se iniciaron los mismos con una solemne misa en la capilla del colegio, oficiada por el padre Sánchez. En su maravilloso jardín, fue bendecido un coto de canaricultura, que había sido construido por alumnos de los cursos de albañilería. Seguidamente, las autoridades e invitados se trasladaron al nuevo edificio, construido frente a las escuelas, con ocho viviendas para profesores; visitaron una exposición escolar de los alumnos de Preaprendizaje. A las dos de la tarde, hubo una comida de hermandad; a los postres, el director, don Pascual Megina, pronunció unas palabras para dar a conocer los actos y la labor realizada. Siguieron, en turnos de palabra, don Gabriel Tera, don Ramón Poblaciones, don José Antonio Fernández y don Juan Fernández.
A las seis de la tarde, en la Plaza de Toros, ante más de cinco mil espectadores, se realizaron diversos juegos y competiciones, y una parodia taurina a cargo de los alumnos infantiles, finalizando con una tabla de gimnasia, soberbiamente realizada por 200 alumnos, dirigidos por don Antonio Domínguez. Los actos fueron presididos por el alcalde, don Francisco Gómez; el inspector provincial, don Isidoro Vilaplana; el padre Pérez; el cura párroco, don Antonio Alonso; el juez comarcal, don José Rivas; los tenientes de alcalde, don Celso Carrascosa y don Fernando Bueno; don José Sánchez, jefe de la Hermandad de Labradores; y el padre José, rector del Santuario de la Fuensanta».
***
ASÍ RECUERDO MI TRABAJO PROFESIONAL (CURSO 68-69)
La memoria ágil y precisa en otros momentos ofrece ahora vestigios inequívocos de su cansancio. Comienza el curso 68-69 y soy nombrado para el centro Safa de Villanueva en septiembre de 1968. Me asignaron un curso de 1.º, con 36 alumnos, muy homogéneo, porque, al iniciar el curso, todos los alumnos sabían leer un texto. Esto lo valoramos mucho los maestros, porque leer un texto facilita la labor de comprensión en cualquier área de conocimiento, desde el principio. Debo destacar la gran labor que desarrolló mi compañera, doña Maruja López, en preescolar, mujer trabajadora y abnegada, para quien trabajar con niños de 4-5 años era coser y cantar. El equipo de profesores era magnífico: don Diego Martínez, don Antonio Domínguez, don José Cornejo, don José Valverde, don Gregorio Alfaro (cumpliendo el servicio militar), don Antonio Sotomayor, don Pedro Tapia…, conducido por el director de siempre, don Pascual. La comunicación con los padres era muy fluida, porque asistían con frecuencia a las reuniones convocadas.
El curso transcurrió con gran normalidad académica y tuvo un final de curso apoteósico en la plaza de toros. Después de una magnífica tabla de gimnasia, dirigida por don Antonio Domínguez tuvimos una capea, cuyos afamados diestros hicieron el paseíllo entre el delirio del respetable, que casi abarrotaba la plaza. Lidié y maté una novilla y mi destino profesional pudo cambiar ese día. (Esteban López Yeste. 2002).
***
EL AÑO INTERNACIONAL DEL NIÑO. 1979
Una comisión, Pro Año Internacional del Niño, logró despertar la dormida sensibilidad de los habitantes locales hacia el respeto y educación del niño.
De los numerosos actos programados, podemos destacar, una velada artística musical, con la representación de la obra teatral: Padres e hijos, escrita por el maestro, Ramón Molina Navarrete. Todos los intérpretes recibieron cálidos aplausos del público que llenó el local. Se tuvieron que realizar otras tres representaciones en la localidad y actuaron en otras poblaciones.
Otro de los actos organizados fue una conferencia sobre el niño, realizada por distintos profesionales de la enseñanza. Un vivo interés se despertó en el público asistente, que mantuvo, a lo largo de las intervenciones, un clima de atención y respeto digno de elogio. En la presentación, don Francisco Lozano Ruiz resaltó los altos niveles de conocimientos y labor pedagógica de doña Ana María Macías, inspectora de EGB, y don Juan Lendínez, profesor de EGB y psicólogo.
Don Juan Lendínez planteó la necesidad de la adopción por parte de los padres y educadores de una toma de conciencia responsable, cara a su actuación frente a los hijos.
Doña Ana María Macías incidió en la importancia que para el adolescente supone su integración en el medio familiar y social. Finalizó con unas palabras de Juan Pablo II: «Allá donde exista un niño o adolescente bien educado, habremos anulado a un delincuente».
Además de estos actos, quedó, para el recuerdo y la historia de la ciudad, la inauguración de un Monumento al Niño, obra del sin igual artista iliturgitano, Antonio González Orea.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.