«Historia de la vida escolar»

Su autor detalla la vida escolar en Villanueva del Arzobispo, desde 1910 hasta nuestros días.

Reflexiones de una maestra

Por Margarita Latorre García.

Me llamo Margarita y vengo de una familia en la que ya había maestros: mi padre y varios tíos; por eso, como crecí en ese ambiente, estudié magisterio.

Una de las personas que más influyó ha sido mi padre, don José Latorre Salmerón, que fue un gran maestro. Siempre recordaré que, cuando el inspector visitaba su colegio de la Safa de Úbeda, el director lo llevaba a su clase, porque sabía que de allí saldría muy contento. Como yo he ejercido en el mismo pueblo que él (en Úbeda, principalmente), se me ha dado varias veces el caso de tener alumnos que eran hijos de los que habían sido de mi padre.

Leer más: Reflexiones de una maestra

Homenaje a Antonio Domínguez Pérez

06-01-2011.
El 19 de noviembre de 1994, se celebró una fiesta-homenaje a don Antonio Domínguez Pérez.
Nació en Priego (Córdoba). Tras sus estudios en Safa, se inició como maestro en el colegio de Úbeda, donde ingresó en el curso 51-52. Destinado a Villanueva en el año 1961, formó parte de la plantilla de profesores del colegio San Ignacio y, posteriormente, en la Enseñanza Primaria y Preaprendizaje.
Juan José Fernández en la revista La Moraleja, escribió:
«El pasado 19 de noviembre se rindió una cálida fiesta homenaje a don Antonio Domínguez Pérez, profesor de la Safa de Villanueva del Arzobispo, por su labor desempeñada durante más de treinta años en este centro. La comisión, formada al efecto, logró reunir a una gran cantidad de amigos, compañeros y antiguos alumnos, que disfrutaron de un acto sencillo y emotivo en el hotel Complejo Torres I».

Leer más: Homenaje a Antonio Domínguez Pérez

Varios acontecimientos

15-10-2010.
LAS BODAS DE PLATA. 1965.
Con brillantes actos, se celebraron las bodas de plata del Centro. El Diario Jaén, a través de su corresponsal, Lorenzo del Sol, informaba:
«Se iniciaron los mismos con una solemne misa en la capilla del colegio, oficiada por el padre Sánchez. En su maravilloso jardín, fue bendecido un coto de canaricultura, que había sido construido por alumnos de los cursos de albañilería. Seguidamente, las autoridades e invitados se trasladaron al nuevo edificio, construido frente a las escuelas, con ocho viviendas para profesores; visitaron una exposición escolar de los alumnos de Preaprendizaje. A las dos de la tarde, hubo una comida de hermandad; a los postres, el director, don Pascual Megina, pronunció unas palabras para dar a conocer los actos y la labor realizada. Siguieron, en turnos de palabra, don Gabriel Tera, don Ramón Poblaciones, don José Antonio Fernández y don Juan Fernández.

Leer más: Varios acontecimientos

Actos conmemorativos del cincuenta aniversario

25-12-2010.
En 1990 se cumplieron los cincuenta años de entrega de la Comunidad a la vida educativa de la localidad. En una carta abierta a la Comunidad Educativa, don Gregorio Alfaro Teruel, director gerente, escribe:
«Uno de los graves problemas latentes, al terminar la guerra civil, era la falta de escuelas donde educar y culturizar a una generación que iba a sentir sobre sus espaldas el peso de construir una sociedad nueva. Un 25 de octubre nacen en Villanueva la Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia (Safa) gracias al entusiasmo de un hombre excepcional: el padre jesuita Rafael Villoslada. Pero sus sueños no se hubieran convertido en realidad sin la colaboración y el apoyo económico de algunas personas de nuestro pueblo; en especial, la familia Benavides Bueno, que dio sus bienes e incluso su propia casa para que se atendiera y se educara a niños pobres y abandonados, pensando que la cultura evitaría otros enfrentamientos en el futuro.

Leer más: Actos conmemorativos del cincuenta aniversario

El internado, y 7

03-10-2010.
La enseñanza era seria y los aprendizajes se realizaban a la usanza de aquellos tiempos: muchas horas, mucha memoria, mucho esfuerzo y muchas ganas de trabajar. Todos los días pasábamos largos ratos en el salón de estudio, donde estaba penalizado hasta levantar la vista del libro. Nada de grupos ni de trabajo en equipo: alumno y libro se fundían al calor de la bombilla y así, poco a poco, letras y números se iban grabando lentamente en la memoria. Al día siguiente, lo mismo había que recitar la lista de los reyes godos, los ríos de España, los montes, los lagos, los cabos, los golfos, la tabla de multiplicar…

Leer más: El internado, y 7

Información adicional