Paseos por el campo

Detalles de los diversos componentes que se desarrollan en el campo agrícola.

El "Cerambyx" de las dehesas

02-10-2009.
En el suroeste de la Península Ibérica ­‑Extremadura, Alentejo portugués, parte de Castilla-León y parte de Andalucía‑ está localizada la mayor superficie del agrosistema conocido como dehesa arbolada. En sus árboles ‑diversas especies de Quercus‑, vive el coleóptero Cerambyx welensii, cuya población, por diversas razones, está formando plagas que afectan gravemente el aprovechamiento de la dehesa.

Leer más: El "Cerambyx" de las dehesas

El hijo de un amor adúltero

01-12-2009.
Uno de los insectos que compiten con el hombre por el trigo es el mosquito (mayetiola destructor). Su biología está acoplada al desarrollo del vegetal en aquellos momentos fenológicos en que el crecimiento de éste se concentra en los meristemos del cuello de la planta, bien después de la nacencia –en el caso de la primera generación del insecto–, bien en el ahijado –para la segunda–.

Leer más: El hijo de un amor adúltero

Las langostas

01‑08‑2009.
Escribe don Víctor Moreno Márquez, padre de la ecología agraria en España: «La Serena es una comarca de Extremadura donde predominan los paisajes lunares, las pizarras cámbricas y los focos gregarígenos Lugar sobre el cual se produce la gregarización o transformación de solitarios en gregarios.de langosta».

Leer más: Las langostas

El falo que adornaba a la emperatriz

18-11-2009.
Del libro "COMERPORPLACER" (Ed. por la Diputación de Badajoz),
del que José del Moral de la Vega es autor de los textos.
Hay un relato en las memorias inéditas del señor de Miramontes (don Álvaro de Azuaga), que figura como un hecho milagroso atribuido a la Virgen de Guadalupe.

Leer más: El falo que adornaba a la emperatriz

La rabia del garbanzo, 2

21-06-2009.
Por los años sesenta del pasado siglo, cuando yo estudiaba interno en los jesuitas de Úbeda, íbamos algunos jueves a pasear al campo hasta casi llegar a Baeza. Por una de aquellas veredas solía caminar don Antonio Machado; y al pasar junto a una encina a la que el poeta alude en uno de sus poemas, lo recitábamos:

Leer más: La rabia del garbanzo, 2

Información adicional