Opinión

El punto de vista y la perspectiva personal sobre diversos temas.

“Los pinares de la sierra”, 107

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

2.- Acoso.

Poco después, Paco y Genny se marcharon, y yo me quedé a solas con Marisol. No sabría decir por qué los dos estábamos nerviosos y en silencio. Ella no paraba de fumar y yo la observaba con una mezcla de pena y preocupación. No me entraba en la cabeza cómo una chica, poco mayor que yo, podía llevar una conducta tan desordenada. Probé el gin-tonic, encendí un cigarrillo y me puse a mirar el aburrido programa de la tele. Debió de pensar que yo tampoco estaba muy animado, y sin previo aviso me dijo que iba a darse una ducha y a cambiarse de ropa mientras yo terminaba la copa.

Leer más: “Los pinares de la sierra”, 107

Reflexiones sobre la violencia de género, y 03

Por Salvador González González-

Era una sociedad muy similar entonces, guardando las distancias y las diferencias obviamente; en mucho, a algunas que hoy vemos en ambientes de países de religiones musulmanas, donde la mujer está situada a un nivel inferior al hombre, de ahí que en dichas sociedades la violencia machista apenas se considera como tal; incluso, desde los dirigentes religiosos, en muchos casos se insta a reprender y corregir, incluso mediante violencia física, a la mujer, cuando se sale de la ortodoxia marcada por el mensaje religioso que consideran el adecuado.

Leer más: Reflexiones sobre la violencia de género, y 03

Reflexiones sobre la violencia de género, 01

Por Salvador González González-

Me condiciona escribir sobre este tema el hecho de que -raro es el día en que no me levanto y, al leer las noticias- aparece un nuevo hecho luctuoso del asesinato de una mujer por su compañero o ex compañero. Extraño es el supuesto contrario, aunque también los hay a veces, siendo la mujer -en este caso- la que mata a su pareja. ¿Cómo se explica que, a pesar de medidas legales preventivas, teléfonos de asistencias de ayuda, publicidad institucional contra ello, etc., etc., siga proliferando esta lacra violenta en nuestra sociedad, e incluso parece vislumbrarse con un alto incremento entre los más jóvenes?

Leer más: Reflexiones sobre la violencia de género, 01

Reflexiones sobre la violencia de género, 02

Por Salvador González González-

Yo recuerdo en mi niñez, de eso hace ya más de seis décadas, que las informaciones sobre asuntos de asesinatos y muertes violentas que eran recogidas generalmente por un periódico que se dedicaba a esto, “El Caso”, no había tantas relacionadas con esa violencia de género; sí los había con herencias, propiedades, celos, odios, de psicópatas y otros. Sobre violencia de género no eran tales entonces; quizás, porque el estereotipo que existía era que la mujer debía ser la esposa fiel, subordinada y dependiente del marido; no daba lugar a considerar las acciones como tales, del marido sobre la mujer; era la regla fijada y, por ello, se veían como normales; las coplas que algunas relataban hechos de estas características, como por ejemplo recuerdo una que hizo furor, “El preso número nueve” -creo de Nelson Ned-, que seguro muchos recordarán, en su contenido mensaje, parece más una venganza por la infidelidad de la mujer con un amigo desleal, que consideraba el uxoricida y asesino del supuesto amante, como algo que volvería a hacer las veces necesarias, y que, por tanto, antes de su ejecución no se arrepentía de ello, ni pediría clemencia ni perdón por su acción. Recuerden el contenido de la canción que transcribo:

Leer más: Reflexiones sobre la violencia de género, 02

“Los pinares de la sierra”, 106

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

1.- Nostalgia del Márisol Palace.

Llevaba algún tiempo sin saber nada de Graciela y una de aquellas tardes, al bajar de la finca, me dijo Paco que lo acompañara al Márisol Palace. Aunque no me apetecía que me vieran en aquel estado, no fui capaz de negarme y acabé por ceder a ver si allí me daban noticias suyas. En el salón estaba Genny con la dueña del piso; Pato, el “novio” de Marisol, había llamado para decir que aquella tarde tenía que ir con su mujer a El Corte Inglés y no podría pasar a verla. En consecuencia, ella estaba sin arreglar y con cara de pocos amigos. No obstante, tuve la sensación de que se alegraba de verme.

Leer más: “Los pinares de la sierra”, 106

Información adicional