Asamblea de 2003

Cita textual de las aportaciones que diversos compañeros realizaron en dicha reunión.

Encuentro de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa

Es sábado, 13 de septiembre, y un ramillete de antiguos compañeros ‑con el marchamo común de haber estudiado la carrera de maestro en este sin par solar donde el padre Villoslada hizo tanto bien…‑ nos hemos reunido en el salón de actos de la escuela de Magisterio‑Safa de Úbeda con el fin de constituir una asociación que perdure y aúne objetivos. Antes, en el patio ya se han producido emotivos y entrañables reencuentros en los que la sorpresa, la nostalgia y el renacer de antiguos recuerdos han desempolvado resonancias infantiles y juveniles, ahormadas en el hondón de la memoria individual y colectiva…

Leer más: Encuentro de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa

Cronicón impertinente










                I
Por fin llegó el gran día,
por fin la hora es llegada.
Aquí, confluyen caminos,
aquí, en esta explanada,
ante un Cristo Rey de piedra
que, desde su alta fachada,
contempla la escudería
de coches caros, de “haigas”,
que, los otrora zagales
de modesta indumentaria,
“calzan” ahora, ya viejos,
las testas mondas o blancas,
y las lisas barriguillas
de nuestra común infancia,
por bodas y por bautizos,
hechas ya lustrosas panzas.

Pero dejemos un tema
que da para muchas páginas
y veamos la concurrencia
que aquí está congregada.

Desde la nevada Helvecia
arribó Antonio Lara,
catedrático eminente
de nuestra lengua en Lausana.
Mesié de Vos, el políglota,
del bracete con su dama,
ha venido, nada menos,
desde las Islas Británicas.
Dionisio, de Barcelona,
que está también retirada
y Burgos de la meseta,
la meseta castellana.
Como no sería prudente
alejar nuestras moradas,
por presumir que venimos
de perdidas lontananzas,
los demás nos acercamos
cada cual desde su casa:
Córdoba, Sevilla, Cádiz,
Jaén, Almería, Málaga…
y otra docena de sitios,
hasta Úbeda sagrada.
Jesús Mendoza abandera
la estirpe de Villoslada,
semilla de estos trigales
injustamente olvidada.
Su calurosa presencia,
su modestia y su palabra
son la mejor credencial
de que estamos en la Safa.
De don Isaac Melgosa,
la noble testa nevada,
nos trae de nuevo los ecos
de nuestras misas cantadas:
todos tan endomingados,
con las camisitas blancas,
formalitos y devotos,
llenando el aire de “hosannas”.

Si son todos los que están,
algunos que son no estaban.
Se nota el hueco que dejan
amigos que se esperaban;
pero los nuevos que llegan
con su fe y su palabra,
hicieron que las ausencias
nos fueran menos amargas.

(Por dificultades técnicas,
al no ser premeditada
la idea de hacer la crónica,
doy la lista por cerrada.
Dense, pues, por apuntados
los que presentes estaban;
y aquellos que no vinieron
¡que sea su última falta!).

Y hablando de las señoras,
qué más diré en su alabanza
sino que con su presencia
hacen la reunión tan guapa,
que más de uno quisiera
seguir allí con la cháchara
y olvidarse de ponencias,
asociaciones y gaitas.

 

 

Leer más: Cronicón impertinente

Aquellos niños son estos olivos

Queridos amigos:
Un día de este verano, al llegar al despacho y encender el ordenador, me encontré un correo de Dionisio. Era una carta suya anunciando este encuentro y venía acompañada del escrito que don Jesús os leyó el año pasado. Cuando estaba ensimismado en su lectura, una ingeniero de mi equipo me interrumpió alarmada:
–¿Te pasa algo?
–No, sólo estoy llorando, pero es de emoción. Estoy leyendo la carta de un antiguo profesor de mi colegio.

Leer más: Aquellos niños son estos olivos

Atar de nuevo aquellos viejos nudos

Antes de comenzar mi breve intervención quisiera leer un saludo que tengo preparado, saludo literario, que no poético, aunque tenga la estructura de un soneto:
Estáis aquí, venidos del lejano
Jardín de la memoria: calvos, viejos,
Gordos, flacos, sin dientes, flor de hollejos;
Con achaques sin fin os dais la mano.
Lucís, lo mismo en traje que en tejano,
Glorias que no devuelven los espejos.
Decid, ¿qué luz os presta sus reflejos?,
¿Qué primavera os brinda otro verano?
Estáis aquí, alegres, revoltosos,
Olvidados de artritis y estornudos,
Sobrepeso y diabetes. Generosos
Muchachos convertidos en sesudos
Señores. Estáis aquí, deseosos
De atar de nuevo aquellos viejos nudos.

Leer más: Atar de nuevo aquellos viejos nudos

Una gran alegría

Cuando me invitaron a decir unas palabras en este acto, sentí una gran alegría. Alegría que se ha incrementado al encontrarme hoy inmersa entre vosotros, en este ambiente distendido y de franca camaradería.
Me gusta mucho la idea de crear una Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa. Y me gusta, porque creo que las asociaciones son necesarias en esta sociedad llena de técnica que estamos viviendo en el siglo XXI; una sociedad en la que sobra al parecer de todo, pero en la que también faltan muchas cosas: diálogo, comprensión, tiempo para cederlo a los demás, e ilusión; y, es precisamente la ilusión, la que debe de presidir todos nuestros actos, convirtiéndose en el motor que rige nuestra existencia.
Hoy, 13 de septiembre de 2003, es un día grande para todos aquellos que hemos sido alumnos Safa porque nos hemos reencontrado con amigos a los no veíamos hace mucho tiempo; o, incluso, porque vamos a conectar con personas con las que no hemos tenido contacto en ningún momento de nuestra vida.

Leer más: Una gran alegría

Más artículos...

  1. Vivencias

Información adicional