Un viaje inolvidable

Hemos elegido el verde y apetecible norte español donde se cuajó, según aprendimos y enseñamos durante tantos años en la escuela, nuestra nación española.

¡Un viaje inolvidable…! – y 06

Por Fernando Sánchez Resa.

DOMINGO, 16.

La vuelta a San Lorenzo de El Escorial fue continuada, con paradas periódicas para comer o descansar las piernas. Se palpaba un tráfico intenso pues era el cambio de quincena y una jornada punta en el tráfico rodado español…

Leer más: ¡Un viaje inolvidable…! – y 06

¡Un viaje inolvidable…! – 05

Por Fernando Sánchez Resa.

VIERNES, 14.

Ese día tocaba Gijón.

Comenzamos pateando su inmenso Jardín Botánico que se encuentra frente a la antigua Universidad Laboral, la obra civil más grande de España, durante toda la mañana.

El paseo fue pausado, echando muchas fotografias para mandarlas a familiares y amigos por el whatsapp. Lo recorrimos de cabo a rabo por nuestra cuenta pues, aunque había programada una visita guiada a las 12 en punto, no hubo cupo suficiente para hacerla.

Leer más: ¡Un viaje inolvidable…! – 05

¡Un viaje inolvidable…! – 03

Por Fernando Sánchez Resa.

Volvimos andando por la carretera para recoger nuestro coche, aparcado junto a la iglesia de San Juan Evangelista. Vimos casas preciosas con sus jardines pletóricos de hortensias, buganvillas… (que incluso soñamos poseer); algunos lavaderos públicos con sus caños de agua fresca, juntamente con varios trenes de vía estrecha (Feber), que circulaban continuamente entre los distintos concejos (ayuntamientos), con una lentitud y promiscuidad pasmosas, entre sembrados y carreteras comarcales… Es característico y sugerente oír el silbido de la locomotora anunciando su paso entre sembrados, hórreos o paneras y la llegada a los andenes…

Leer más: ¡Un viaje inolvidable…! – 03

¡Un viaje inolvidable…! – 04

Por Fernando Sánchez Resa.

JUEVES, 13.

La mañana de Cudillero se presentó lluviosa y desapacible. Llovió bastante (como es costumbre por allí) e hizo una mañana desagradable, mientras en el sur de España también hizo mal tiempo, cual paréntesis veraniego, según nos contaron o escribieron familiares y amigos. Esa mañana iba caminando con Mónica por el puerto de Cudillero y me pitan insistentemente con el claxon de un coche: eran nuestros amigos Balta y Joaquina, con sus dos hijas, que estaban parando en Oviedo estos días y, ese día precisamente, habían venido a visitar esta zona… ¡Casualidades de la vida!

Leer más: ¡Un viaje inolvidable…! – 04

¡Un viaje inolvidable…! – 02

Por Fernando Sánchez Resa.

La llegada a San Tirso de Candamo fue a la atardecida, aprovechando que el día se prolongaba y la noche se demoraba en llegar. Nos pareció un paraíso perdido entre el verdor y frescor anhelados. Llegar a este vergel con 20 grados menos que en nuestra querida Úbeda y con la posibilidad de dormir con manta, pues la temperatura bajaría durante la noche a 15 grados ‑según nos dijeron los dueños del hotel rural donde íbamos a parar‑, sería gozo indescriptible…

Leer más: ¡Un viaje inolvidable…! – 02

Información adicional