Parte de nuestra historia

El autor recuerda momentos intensos e interesantes de su infancia y juventud.

Relatos y vivencias del ayer ubetense, y 15

Por Fernando Sánchez Resa.

La familia de mi madre, como tenía una huerta por la zona sur de Úbeda, pudieron refugiarse allí y solo venía en contadas ocasiones para no presenciar el macabro espectáculo de muerte y destrucción que se estaba produciendo en nuestra ciudad. Gracias a ello, mis abuelos maternos y sus hijos no pasaron hambre en la guerra ni en los años de la postguerra, pues qué se podía esperar si no se sembró durante los tres años de la contienda civil: que no hubiese cosechas que recoger. ¡Cuánto patrimonio material e inmaterial perdimos por culpa de esta guerra; además de personas, que son lo más importante en la vida!

Leer más: Relatos y vivencias del ayer ubetense, y 15

Relatos y vivencias del ayer ubetense, 14

Por Fernando Sánchez Resa.

Escribía mi padre, cuando de muchacho cayó enfermo de tuberculosis por la falta de alimentos y pobreza reinante, que se le fue el sueño y cómo oía por las calles de su barrio, desde la cama, las variopintas peroratas de los diferentes oficios que transitaban por El Alcázar y Santo Domingo, que bien sabía de memoria relatarnos. Gracias a la caridad de su tía materna María pudo alimentarse bien, pues estaba en la edad del desarrollo, proporcionándole gratuita y diariamente un plato de garbanzos o puchero y leche. Así fue como su mejoría y salvación se produjeron milagrosamente.

Leer más: Relatos y vivencias del ayer ubetense, 14

Relatos y vivencias del ayer ubetense, 12

Por Fernando Sánchez Resa.

Me acuerdo de aquellos tiempos de mi infancia en que pasó por aquí una familia de pobres trashumantes. La componían los padres y varios hijos de mi edad y más pequeños. Tanto los padres como la nutrida prole cubrían sus carnes con ropajes andrajosos. ¡Qué lástima despertaban en mí cuando, en pleno invierno, iban completamente descalzos! A pesar de su extremada pobreza, los veía sonreír y entre los varios chiquillos se daban bromas y hasta jugaban; parecía que el drama y el problema en el que estaban inmersos no les afectaban.

Leer más: Relatos y vivencias del ayer ubetense, 12

Relatos y vivencias del ayer ubetense, 13

Por Fernando Sánchez Resa.

Me siento vendedor ambulante.

Yo he estado casi toda mi vida de vendedor ambulante; por eso entiendo y amo esta dura y bonita profesión. Empecé de novio acompañando a mi suegro por los pueblos de la provincia giennense y granadina, yendo en borrico y/o andando, a recoger y comprar frutas y verduras que luego vendíamos en la plaza de abastos de Úbeda. ¡Cuánto aprendí y disfruté con esos viajes en los que la juventud que tenía en mis piernas y en mi corazón no me hacía ver los peligros, cansancios o sinsabores de estos viajes de trabajo, que no de placer, aunque a mí así me lo pareciesen!

Leer más: Relatos y vivencias del ayer ubetense, 13

Relatos y vivencias del ayer ubetense, 11

Por Fernando Sánchez Resa.

Sastres. Desde que tengo uso de razón, la gente se ha vestido con ropas de artesanía hechas por un sastre (para hombres) o una modista (para mujeres). También había sastras y modistos. En nuestro pueblo proliferaban ambos oficios. En cualquier calle del centro había instalado un sastre. En el Real, “Sastrería Longevo”; en la Rúa, “Sastrería Herrador”; “Bayona” en la calle Mesones; “González” en la calle del Paraíso y un sinfín había diseminados por toda nuestra ciudad. Uno muy afamado y bien valorado fue Sastrería García, sito en la Corredera de San Fernando…

Leer más: Relatos y vivencias del ayer ubetense, 11

Información adicional