«La vida en un columpio»

Referencias de la obra escrita por Jesús María Burgos Giraldo.

«Pasó un día y otro día?», y 3

26-02-2010.
Muy octubre ya, los cursos que marcaron ruta y estilo en Miralar celebraron el XXV aniversario de promoción. Se anunció la asistencia de Burguillos… ¡Cómo hubiera gozado, recuperando imágenes y abrazándose con cada uno! El acontecimiento fue en Cristo Rey. Les envió un discursito sentido y vibrante. Llamadas, visitas cordiales, remembranzas… Tanto elogio y tanta gratitud le hurgaron a Burguillos tan hondo, que hubo de escuchar remordimientos y fracasos.

Leer más: «Pasó un día y otro día?», y 3

«Pasó un día y otro día?», 2

28-01-2010.
Se inició el 98 con cielos plomizos y neviscas racheadas, cortantes. La terraza triste, desangelada. Macetones y jardineras, sarmentosos. El ánimo a tono. Los únicos pujantes e incansablemente musicales, los pájaros. Burguillos se sacudía la murria ‘tristeza’, contestando a sus béticos. Que siempre le alegraban la Navidad.

Leer más: «Pasó un día y otro día?», 2

A solas y con amor, y 2

18-12-2009.
Ya no gemía Burguillos como en los días de la desaparición traumática y tenebrosa. Pero, a veces, se le recrudecía la angustia de pensar que todo: escritos, nostalgias, presentes… todo eran abrazos asidos al viento… Sabía que el cariño que sintieran por él se había esfumado en la maltratada ausencia. Y no era eso lo que más le dolía…

Leer más: A solas y con amor, y 2

«Pasó un día y otro día?», 1

05-01-2010.
«Pasó un día y otro día…». Meses y años pasaron… Y hubo plétoras ‘gran abundancia’ de contento y bienestar. Y días de vacío y remordimiento por no tener sus capacidades a sueldo de una gran obra humana. Unas veces la indecisión y otras la comodidad ataban a Burguillos a la placidez de sus entretenimientos.

Leer más: «Pasó un día y otro día?», 1

A solas y con amor, 1

10-12-2009.
[…] y el corazón que ama,‑fray Luis lo dice‑
sabe abrir y cerrar cielos y tierra con su llave.
Siempre esperó a sus hijos… Porfiado, se los pedía a Dios… Y Dios aquí estuvo complaciente y manirroto. Si no en el número, sí en la hechura. Superó en mucho el diseño de Burguillos. Que en belleza, simpatía e inteligencia eran tres soles. Nunca le cansaron. Con ellos jugaba y se peleaba como un crío más. Y ellos siempre se acogían confiados, seguros, a su cariño y capacidad educativa.

Leer más: A solas y con amor, 1

Información adicional