Cuentos

La fantasía es común en esta categoría, pero la técnica narrativa es muy personal.

Mi cuentacuentos preferido

Por Abel Sola Sánchez.

¡Qué gran sorpresa y alegría me llevé esta mañana! Eran casi la nueve y vi aparecer a mi abuelito Fernando, que venía con una carpeta en la mano, pidiéndole permiso al portero para acercarse a mi fila y a mi maestro, para decirles que venía a contarnos dos cuentos a mí y a todos mis “compis”. Yo no tuve más remedio que darle dos besos. También lo agarré de la mano fuertemente, no sea que se me fuese a escapar, y cuando tocó la música de entrada, Fernando, mi maestro, dio dos palmadas para avisarnos que debíamos empezar a caminar en fila india hacia nuestra clase. Yo lo hice más contento que unas pascuas.

Leer más: Mi cuentacuentos preferido

El abuelito de la bata carmesí

15-02-2012.

Un cuento para gente de la tercera edad

Hace sólo unos meses, en uno de mis viajes a Palencia, me contaron que en un pueblecito, entre Lugo y Cacabelos, hay una moderna residencia de la tercera edad. Vive en ella un abuelito de carácter dulce y amable al que todos los empleados, uruguayos, rumanos, chilenos y marroquíes, cuidan con especial cariño y devoción. Lo primero que hace cada mañana el abuelito, al levantarse de la cama, es interesarse por los pobres, preguntar si ha bajado el número de parados y averiguar la situación de los actores y cantantes sin contrato. No sólo se preocupa por ellos, sino que escribe cartas, de puño y letra, dándoles ánimo y agradeciéndoles el bien extraordinario que aportan a la cultura, a la democracia y al progreso del país.

Leer más: El abuelito de la bata carmesí

Cuentecico de Navidad

17-12-06.
CUENTECICO DE NAVIDAD PARA FITOPATÓLOGOS Y OTROS EXTRAVAGANTES
Para Enrique Hinojosa, que tiene al amor,
al vino y al humor entre su colección
de bastones para andar por la vida.

Leer más: Cuentecico de Navidad

Historia del cuarto rey mago

01-01-2010.
El joven Rey Mago regresó a palacio después de una agotadora cacería. Estaba muy feliz, rodeado de sus fieles servidores. Aquella noche, la cena, la fiesta y el baile se prolongaron hasta altas horas de la madrugada. Antes de retirarse, el Rey reunió a sus capitanes y a su personal de confianza y les habló de esta manera:

Leer más: Historia del cuarto rey mago

El pequeño cofre

CUENTO DE NAVIDAD
El viejo sultán regresó a palacio después de un largo y agotador viaje. Venía enfermo y fatigado. Sintiendo que estaba a punto de morir, llamó a sus tres hijos para hablarles por última vez.
‑Hijos míos, sé que mi hora final está cercana, pero muero con la alegría de entregaros el fruto de mi vida, llena de sacrificios y de esfuerzo. Si hacéis buen uso de los bienes que hoy recibís, seréis felices, ricos y poderosos. No lo olvidéis. A Ratah, mi hijo mayor, le dejo el palacio con todas sus riquezas, para que gobierne con prudencia buscando siempre la paz y el bien de nuestro pueblo. A Filah le dejo mi carroza de oro y los ocho mejores alazanes que pastan en el valle. Podrá visitar lejanos países, escalar montañas, y vivir en armonía con la tierra y el cielo. Y a ti, querido Alí, te dejo esta llave que abre el pequeño cofre de madera de cedro, que está sobre la mesa de mi alcoba. Esa es mi voluntad, aceptadla con gozo y recibid mi bendición.

Leer más: El pequeño cofre

Información adicional