La Vía del Sureste - 40

  • Imprimir

Por Manuel Almagro Chinchilla.

Benavente – La Bañeza, 42 km.

Día 6 de agosto

Salimos de Benavente, continuando por los llanos de la meseta castellano-leonesa. La lluvia no nos impidió avanzar, estábamos bien protegidos con aquellos atuendos fantasmales que preparamos en Cabezuela del Valle. Pasamos por Villabrázaro y Maire de Castroponce, donde paramos a descansar al tiempo que contemplábamos unos exuberantes setos de floridas plantas. Cruzamos el río Órbigo sobre un monumental puente, en Alija del Infantado. Destacar también el paso por Villanueva y Santa Elena, ambas con sobrenombre “de Jamuz”. Las cigüeñas eran una constante en todo el  camino desde que salimos de estación de Linares‑Baeza.

 

 

Llegamos a La Bañeza y nos alojamos en uno de los mejores albergues de la Vía de la Plata, el Monte Urga, donde también dormimos en cama, por lo que la alegría nos desborda y contamos chistes. Aquí se incorporaron cuatro nuevos peregrinos al grupo, tres de ellos venidos de Villacarrillo, Bartolomé y sus hijos David y Jesús, que traen un olivo para plantarlo en un lugar del Camino, aún por determinar. También se suma al grupo de peregrinos Víctor, que viene de Marbella, con lo que el conjunto pasa a ser de diez personas.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.