Barcelona, ciudad de ferias y congresos

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

Ahora nos enteramos de que aquel señor que presidió la Generalidad de Cataluña, ese que parece un anuncio de “after shave”, no solo organizaba referéndums, sino que, cuando ni socialistas ni “peperos” se tragaban el cuento de la “gobernabilidad”, él se dedicó a sacarle el dinero a los empresarios, con muy buenas palabras.

Miri, senyor empresari; vosté es tan nacionalista com yo, y no podem permetre que Madrit nos robe la burra de la manera que la está robant. Una burra, la més hermosa y més guapa de la feria, que donará guerra molts anys i que es capaç de transportar a la comunitat autonómica entera, si ens lo proposem. Y par que vegi que els catalans som gent oberta i dialogant, y como que vosté se llama Gutiérrez, le parlaré en castellà que també es un idioma en el que ens podem entendre. ¿Oi, que sí?

Sí, señor President.

Pues, como le desía: lo que pasa es que los de Madrit nos tienen envidia y van disiendo por ahí que las burras madrileñas son las millors de toas; pero aixó no es veritat. Se aprofitan de que les catalans somos un poble timid i silenciós, con molta humilitat i modestia. ¿Oi, que m’entend? Que no sabem parlar tan bé com el Pedro Sánchez o el nen de la Coleta, que vaya pic que tiene el pollastre. ¿Oi, que tinc razón?

Sí, señor President.

―Yo digo que no podem ser tan bones persones y tan callaos, que encima que paguem més calés que ninguna altra comunitat, no tardaran en demanarnos més impostos y més aportacións con la excusa de la crisi, que parece que los catalanes seamos los culpables de totes les trapisondes del senyor Sabaté. Perdoni, quería desir de Zapatero; que me paso de un idioma a un altre sin pensar. Aquest es un problema que no tiene Rajoy: como no parla ni el gallec. ¿No se ríe? ¿Es que no le hace grasia?

Sí, señor President.

Le desía que vostés los empresaris no están informats de lo que passa en aquest país, pero a Madrit le sortirá el tiro por la culata, per que mentres yo sigui president, Convergencia seguirá guanyant eleccions por majoría absoluta. ¿Está de acuerdo, Gutiérrez?

Sí, señor President.

Y ahora, como vosté se dedica a la construcción, le he reservat diez papeletes patrióticas a 50.000 euros cada una. ¿Qué le parece?

Una mica fort, ¿no, President?

Precio de amigo, Gutiérrez. Nos hemos informat y sabem que es vosté una persona afecta al partido. Aquí tiene les papeletes acreditatives de que es un bon catalá y ha colaborat amb nosaltres per consolidar la nova etapa de progres y benestar de les nostres empreses.

Al menos me dará un recibo, ¿verdad President?

No, rebut no le puedo dar; pero aquí tiene una botella de cava catalá, que me regalaron los de Codorníu por Navidad. Espero que brinde a mi salut. ¿Oi, Gutiérrez?

―¿Y una concesión? Ya sabe, una ampliación de calzada para bicicletas, la remodelación de un hospital, la recalificación de un solar rústico, un detalle…

No sé, no sé. Haremos lo que podamos, aunque no puedo prometer nada. La cosa está molt malament, perque Madrit no deja de incordiar. Miri los nens de Jordi Pujol, unes criatures, tan bones, nobles y generoses en los tribunales. Es indignant. En fin, Gutiérrez deme un abraso, que se me hace tarde; y sobre tot no le digui a ningú que le he donat la botella de cava, que la gente es molt mal pensada. Adèu, adèu.

Señoreta, Montse: que pase el següent.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional