“Los pinares de la sierra”, 107

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

2.- Acoso.

Poco después, Paco y Genny se marcharon, y yo me quedé a solas con Marisol. No sabría decir por qué los dos estábamos nerviosos y en silencio. Ella no paraba de fumar y yo la observaba con una mezcla de pena y preocupación. No me entraba en la cabeza cómo una chica, poco mayor que yo, podía llevar una conducta tan desordenada. Probé el gin-tonic, encendí un cigarrillo y me puse a mirar el aburrido programa de la tele. Debió de pensar que yo tampoco estaba muy animado, y sin previo aviso me dijo que iba a darse una ducha y a cambiarse de ropa mientras yo terminaba la copa.

―¿Me esperas?

―Vale.

Regresó a los pocos minutos, descalza, con un vestido oscuro muy escotado y moviendo las caderas de forma incitante y provocadora.

―Oye, Javi, ¿me quieres ayudar a subirme la cremallera?

Pero no dijo Javi de una manera seca e interrogativa, sino con un tono de voz dulce y sugerente; como si me dijera: «Oye, ya que nos han dejado solos, ¿por qué no nos consolamos tú y yo?». Y se puso de puntillas de espaldas a mí, jugueteando, rozándome con su cuerpo casi, como sin querer, ofreciéndome su espalda y sus hombros desnudos. Cogí la cremallera, la intenté cerrar, pero no me dejaba. A cada momento se volvía hacia mí, jugueteando.

―Ten cuidado, que tengo muchas cosquillas. ¿Vale?

Sin dejar de rozar su cuerpo con el mío y mientras intentaba subirle de nuevo la cremallera, se daba la vuelta y seguía con sus jugueteos.

―No me vayas a pellizcar. ¿Vale? Oye, y no me metas mano.

Por fin se quedó quieta y me preguntó algo, sin importancia al parecer.

―¿Cómo llevas eso de la venta? ¿Te gusta?

Por su tono de voz comprendí que al decir «¿Te gusta?» no se refería a la venta, sino a lo que con tanta sutileza me ofrecía. Dejé en paz la cremallera y cometí la torpeza de acariciar la delicada piel de sus hombros y su espalda, y besar su pelo que exhalaba una fragancia embriagadora. De pronto, se despojó del vestido, cogió mi mano y me llevó a su habitación. Al principio, creía que aquello no pasaría de un simple escarceo, pero pronto comprendí que tenía la intención de llevar el encuentro hasta el final, y me sentí culpable. Allí había pasado momentos inolvidables con Graciela, y de pronto sentí miedo; pensé que Pato podía aparecer en cualquier momento y sorprendernos en pleno fornicio; pero ella parecía encantada con la situación.

―Marisol, ¿estás segura de lo que haces? ¿Crees que Pato no vendrá?

―Lo he llamado antes de que llegaras, y el muy gilipollas me ha colgado. O sea, que hoy tengo ganas de coger un buen pedo y pasármelo bien. ¿Quién me manda a mí liarme con ese monigote? Un tío casado, cobarde y mentiroso, que además es mayor que yo. Menos más que has llegado tú, que si no, vuelvo a pasarme otra tarde sola. ¿Qué coño les pasa a los tíos? Bueno, ¿estás preparado? Porque esta tarde corre con los gastos tu amiga Marisol.

―Ya basta, Javier ─pensé para mis adentros─. ¿No ves que es una enferma?

Acaricié su rostro, apartando un mechón que le caía sobre la frente, y sentí cómo sus sienes palpitaban, posiblemente, de miedo o ansiedad. Una insensata piedad se apoderó de mí, mientras ella trataba de rodearme con sus brazos. No lo permití; la besé en la frente con cuidado de no herir sus sentimientos, y le dije que aquello no estaba bien.

―Marisol, tú no has nacido para esto.

―¿Qué quieres decir, que soy una puta?

―No; quiero decir que, para hacer el amor, se necesita amor.

Debió de dolerle mucho mi respuesta, porque se tapó la cara con las manos y se quedó quieta por un momento; luego empezó a suspirar con desconsuelo, puso una excusa y se marchó llorando.

―Discúlpame; tengo que hacer una llamada.

La oí hablar por el teléfono del pasillo unos minutos, y al poco rato regresó feliz, como si hubiera olvidado la lamentable escena que acabábamos de representar.

―Perdona, tienes que marcharte; estoy esperando a un amigo.

―No pensarás hacerlo con él. ¿O, sí?

―Tranquilo; Jimmy es como un padre para mí. Pero antes de marcharte, déjame que mire en el escritorio. Hace unos días que llegó esta carta.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional