Bienvenidos a la portada

¡Bésame, bésame mucho…!

Por Fernando Sánchez Resa.

Andamos plantados en una sociedad pompa en la que sabemos o creemos conocerlo todo (pues nos podemos informar de ello en google o internet…); y, además, muchos expertos saben darnos buenos consejos o directrices para no equivocarnos ni traumatizar a nuestros hijos o nietos en su educación y aprendizaje de la vida.

En contraposición, nuestros padres y abuelos, que no tenían ese apoyo psicológico y científico de expertos, curiosamente sí poseían ese instinto natural de saber educarnos en la pobreza y la renuncia para que no fracasáramos en la dura vida que nos quedaba por delante hasta llegar a la vejez.

Refiriéndome a uno de tantos detalles de nuestra educación casera y amorosa, nuestros padres siempre nos sugerían, más que nos obligaban, a dar besos cuando llegábamos o nos despedíamos de una casa familiar o amiga con el fin de dejar claro la buena educación de la que gozábamos, aunque no fuésemos de familia rica o bien.

Pero, como últimamente todo hay que cuestionarlo, no solo en política o religión, sino en cualquier ámbito de la vida, este tema de los besos infantiles -nos alertan algunos psicólogos- puede ser motivo de trauma futuro para el infante, porque, si se le obliga a besar al visitante o amigo, puede provocarle situaciones de ansiedad, que se verán agravadas por saber que van a ser criticados por sus padres al no reaccionar como se espera de él. Todos sabemos que todos los niños no son iguales, pues pueden ser retraídos o que les dé vergüenza hacerlo. Los expertos apuntan que es necesario conocer a nuestros hijos y respetar sus tiempos de vinculación con los demás. Lo que nuestros padres y abuelos, en general, hicieron -salvo excepciones- sin ayuda externa. Se ve que ellos tenían el sentido común a flor de piel (como se suele decir “el menos común de los sentidos”) y que, conforme vamos avanzando en algunos campos, retrocedemos a marchas forzadas en otros, pues hemos caído en la moda de buscar especialista de todo y para todo, como le ocurre a muchos políticos que necesitan un experto o asesor a su lado, permanentemente, para llevar a cabo cada acción o decisión que han de afrontar. A los particulares nos está ocurriendo tres cuartos de lo mismo; la moda americana de necesitar un psicólogo para todo llegó a España viento en popa y para cualquier minucia se ha de acudir a ellos. Esto no quiere decir (que no se me malinterprete) que no sean necesarios, como el doctor o el abogado en su justa medida y momento, pues su labor es muy importante. Pero de ahí a que todo hay que consultárselo y que múltiples situaciones cotidianas que siempre se han resuelto con el sentido común, hoy en día sea un problemón y nos entre reconcomia pensar que podemos ser los causantes de un futuro trauma psicológico o problemazo conductual a nuestros hijos o nietos va mucho.

Por eso, creo que se debe seguir besando y abrazando (si no se está enfermo o resfriado, claro; y con las salvedades precisas) para que esa energía del beso y abrazo fluya y se intercambie por nuestros cuerpos y sepamos sentirnos bien con esas y otras acciones similares. Las nuevas generaciones nos lo agradecerán en su futuro desarrollo emocional…

Sevilla, 17 de febrero de 2019.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional