Bienvenidos a la portada

“Los pinares de la sierra”, 110

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

5.- Dudar es de perdedores.

A Paco le hubiera gustado que yo ocupara el lugar de Pato, y me convirtiese en asiduo de Marisol, para hacernos los dueños del Palace e instalar allí nuestra segunda residencia. Y en cuanto a la venta, quería convertirme en su hombre de confianza, aunque a mí eso de engañar a la gente me gustaba cada vez menos.

─Javi, te he dicho muchas veces que el dinero es el futuro. Piensa lo que quieras, pero la libertad y el respeto sólo se consiguen si se tiene dinero. ¿No lo entiendes? Estás anclado en una etapa de tu vida y necesitas ayuda; yo no te digo que dejes los estudios, sino que hay que saber aprovechar las oportunidades que nos ofrecen el azar o la divina providencia.

─Eso de la providencia, ¿lo dices en serio?

Extrañados de mi actitud, Paco y Geny se miraron con cara de circunstancias, aunque abandonaron su objetivo y siguieron insistiendo.

─Te noto muy cambiado ─me dijo él─. Hasta hace unos días me parecías un tío serio y te veía capaz de comerte el mundo; pero hoy te veo de mal rollo y lleno de dudas. No podemos desperdiciar una oportunidad como esta. ¿Tú no te preguntas por qué algunas personas alcanzan el éxito y la riqueza sin el menor esfuerzo, mientras que otros se pasan la vida hundidos en un pozo de frustración e infelicidad? ¿En cuál de los equipos quieres jugar? Porque no creerás que es casualidad que seamos amigos, que hayamos coincidido en Edén Park y que ahora yo sea jefe de ventas. La providencia existe y hay que abrirle la puerta cuando llama.

─Anda, anda, no digas tonterías. ¡La providencia! Eso se lo creían nuestras abuelas, pero nosotros…, y a nuestra edad…

─¿Lo ves? Tienes dudas ─intervino Geny─; y la duda es el emblema de los perdedores.

─Oye, ¿por qué no os marcháis y me dejáis en paz?

Pero Paco no estaba dispuesto a renunciar a su propósito.

─A ver, Javi, dime cuál es tu mayor deseo.

Me dio un poco de vergüenza reconocer que mi mayor deseo era ver a Gracy de nuevo, y preferí echar una mentira.

─Pues mi mayor deseo…, salud para mí y para mis padres ─dije muy satisfecho—.

─Vale, pero aparte de eso. Algo personal. Anda, intenta ser egoísta por una vez.

─¡Ah! Eso. Pues yo lo que quiero es acabar la carrera, cuanto antes, y conseguir un sueldo fijo que me permita vivir tranquilo. ¿Vale?

─¿Lo ves? Empiezas a perder la motivación; te estás convirtiendo en un conformista. Lo mismo que los éxitos dan seguridad, el pesimismo se mete entre la piel y hay que expulsarlo para recuperar la confianza.

─Paco, estás hecho un filósofo.

─No te rías. Te vendrá muy bien el seminario que el jueves próximo celebraremos en el Círculo Ecuestre. No tengo que decirte que, como amigos que somos, debes asistir. Y a ver si aprendes de mí: si he llegado a jefe de ventas es porque no he dudado y he sabido mantener la ilusión en los momentos difíciles.

─¿Serás insensato? ¿Tú no te das cuenta de que si sigues por ese camino acabarás viviendo de una viuda, como Soriano, estafando a los ciegos o engatusando a las buenas personas como el bombero de Nou Barris?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional